Además de las medicinas y de la cirugía, con frecuencia se utilizan otros tratamientos para ayudar a aliviar algunos de los síntomas asociados con la COPD. Estos tratamientos ayudan a reducir las flemas y otras secreciones pulmonares y a facilitar la respiración.

Drenaje Bronquial Postural

Este procedimiento está diseñado para ayudar a remover las secreciones de las vías respiratorias. A usted se le indica que se recueste en varias posiciones que permitan que la gravedad drene los líquidos provenientes de diferentes partes de sus pulmones. Generalmente, esto se realiza después de inhalar un aerosol que desprenda las secreciones.

Percusión Pectoral

En este procedimiento, un terapeuta respiratorio golpea ligeramente el pecho y la espalda. Esto ayuda a desprender grandes cantidad de secreciones y hace más fácil el toserlas y expulsarlas.

Aunque se emplean ampliamente, la evidencia que apoya la efectividad del drenaje postural o de la percusión pectoral es más débil que la del tratamiento de oxígeno complementario (discutido a continuación).

Complementación de Oxígeno

La complementación de oxígeno puede administrarse en el hospital o como una terapia de oxígeno casera. Existen tres formas comunes en que se administra el oxígeno. Una cánula nasal es un aparato con dos puntas que se inserta en las ventanas nasales y que se conecta a un tubo que transporta el oxígeno. El tubo puede descansar en las orejas o estar adherido al armazón de los lentes. Las personas que necesitan un alto flujo de oxígeno generalmente utilizan una mascarilla. Algunas personas que utilizan una cánula nasal durante el día prefieren una mascarilla por la noche o cuando su nariz está irritada o congestionada por un resfriado. La terapia de oxígeno transtraqueal requiere insertar un catéter pequeño y flexible en la traquea. El catéter transtraqueal se sostiene en su lugar con un collarín.

La terapia de oxígeno aumenta los niveles bajos de oxígeno en la sangre, aumenta su capacidad para tolerar el ejercicio y mejora el funcionamiento mental. También mejora el funcionamiento cardiaco y ayuda a prevenir algunas de las complicaciones cardiacas de la COPD. Usted quizás requiera de oxígeno sólo durante las horas en las que esté despierto o puede necesitarlo todo el tiempo a lo largo del día.

Si usted está utilizando la complementación de oxígeno, es extremadamente importante que no fume cigarrillos o que esté en contacto con otras fuentes de fuego o flamas, como velas o estufas de gas, puesto que esto podría producir una reacción explosiva. Usted también debe evitar el beber alcohol o tomar sedantes, puesto que esto puede reducir su índice de respiración.

Cuándo Contactar a Su Médico

Mientras esté bajo terapia de complementación de oxígeno, contacte a su médico si:

    
  • Usted desarrolla dolor de cabeza, labios azulados, confusión o agitación
  • Su respiración se vuelve muy poco profunda
  • Usted todavía está muy cansado después de un esfuerzo ligero
  • Desarrolla sensibilidad o tiene rozaduras alrededor de sus orejas o cerca de la cánula nasal (tubo)
  • Nota señales de contaminación en el tubo (moho, suciedad, etc.)