A continuación se muestran medidas que puede tomar para reducir su riesgo de contraer un resfriado o influenza . Éstos incluyen los siguientes:

Lávese las manos con frecuencia

Lavarse las manos es el método más olvidado, y a la vez el más eficaz, para la contención de la enfermedad. La principal manera para transmitir resfriados e influenza es mediante el contacto de persona a persona. Lávese las manos con frecuencia, en especial tras entrar en contacto con alguien que está enfermo. Incluso si alguien en su hogar tiene gripe, puede reducir su riesgo de enfermarse lavándose las manos.

Algunos métodos eficaces para prevenir infecciones respiratorias incluyen:

    
  • Lavarse las manos adecuadamente (de 15 a 20 segundos) con agua y jabón
  • Evitar pasar los gérmenes mediante el contacto directo y las gotas expulsadas al estornudar y toser
  • Usar gel con alcohol cuando no es posible lavarse las manos
  • Usar una máscara facial

    Si debe estar en contacto cercano con una persona enferma, use una máscara facial o un respirador descartable. Usar una máscara facial y lavarse las manos puede ayudar a reducir el riesgo de contraer gripe.

    No compartir artículos

    No comparta bebidas ni elementos personales.

    No tocarse el rostro con las manos

    No se muerda las uñas ni coloque las manos cerca de los ojos, la boca o la nariz.

    Evitar el contacto con multitudes durante la temporada de influenza

    Ésta sugerencia puede no ser muy práctica. Sin embargo, si usted tiene alto riesgo de contraer un resfriado o influenza, o si tiene riesgo de desarrollar complicaciones por estas infecciones, evite estar en lugares hacinados o junto a personas que estén claramente enfermas durante la temporada de influenza.

    Recibir la vacuna contra la gripe

    Cada año, la Organización Mundial de la Salud intenta determinar qué variedades del virus de la influenza serán más peligrosas en la próxima temporada de influenza. Se desarrollan vacunas para estas variedades.

    Hay una vacuna contra la gripe estacional disponible. La cepa de la gripe H1N1 pandémica (2009) se incluye en la vacuna contra la gripe estacional 2010-2011. No es necesario recibir una inyección diferente para protegerse contra la gripe pandémica H1N1 (2009).

    Hay una vacuna contra la gripe aviar , pero no está disponible para el público general.

    Vacuna contra la gripe estacional

    La vacuna contra la gripe estacional da como resultado menos hospitalizaciones y muertes por la influenza o la neumonía entre las personas de edad avanzada que viven en una comunidad. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todas las personas de seis meses de edad deben recibir la vacuna antigripal anualmente.

    Existen dos tipos de vacunas contra la gripe estacional:

        
  • Vacuna antigripal: para personas a partir de 6 meses de edad. La vacuna se fabrica a partir de un virus inactivo muerto y se aplica mediante inyección, normalmente en el brazo.
  • Vacuna antigripal de aerosol nasal: está aprobada para personas saludables de entre 2 y 49 años de edad que no estén embarazadas. Está hecha de virus vivos, debilitados. Se aplica mediante un aerosol nasal.
  • Un posible efecto secundario es una reacción leve similar a un resfriado, que incluye fiebre, dolores y fatiga. Hasta el 5% de las personas experimentan estos síntomas después de recibir la vacuna contra la influenza estacional.

    Las vacunas contra la gripe pueden recibirse en consultorios médicos, hospitales, oficinas locales de salud pública y en algunos lugares de trabajo, tiendas y centros comerciales.

    Medicamentos

    La mayoría de las personas puede pasar la temporada de gripe sin la necesidad de recibir medicamentos antivirales. Es recomendable que hable con su médico acerca del uso de medicamentos antivirales para disminuir el riesgo de contraer gripe si está expuesto a esta enfermedad y:

        
  • Tiene un alto riesgo de padecer complicaciones por la gripe
  • Trabaja en asistencia sanitaria, salud pública o es la persona de contacto ante una emergencia
  • El médico puede recetarle un medicamento antiviral, como oseltamivir (Tamiflu) o zanamivir (Relenza) para prevenir la gripe. En los EE. UU., algunas cepas del virus de influenza estacional son resistentes al Tamiflu, pero puede utilizarse para la gripe H1N1 pandémica . Existen otros medicamentos antivirales (p. ej., amantadina , rimantadina ), pero estos se utilizan con menos frecuencia y no sirven para el tratamiento de la gripe H1N1 pandémica.

    Si tiene gripe y vive con alguien que está en riesgo de sufrir complicaciones (p. ej., personas de edad avanzada, bebés, personas con cáncer), es posible que esa persona necesite tomar medicamentos antivirales para evitar contagiarse la gripe. Recuerde que estos medicamentos no reemplazan la vacuna. La vacuna sigue siendo la mejor forma de evitar contraer gripe.