Un factor de riesgo incrementa la probabilidad de contraer una enfermedad. Se han identificado factores de riesgo para muchas enfermedades. Algunos factores de riesgo se pueden evitar, como el tabaquismo. Hay otros factores de riesgo que usted no puede controlar, como la predisposición genética. Si usted tiene un factor de riesgo determinado, eso no significa que usted definitivamente contraerá cierta enfermedad. Pero si es un factor de riesgo controlable y lo cambia, usted reducirá su riesgo. Esto se aplica al cáncer cervical . Existen varios factores de riesgo que son modificables.

He aquí algunos maneras que la ayudarán a reducir su riesgo de padecer cáncer cervical:

    
  • Consulte con su médico acerca de los exámenes de Papanicolaou.
  • Tenga relaciones sexuales con protección.
  • Pregunte a su médico acerca de la vacuna para el VPH.
  • No fume.
  • Mantenga una dieta balanceada.
  • Consulte con su médico acerca de los exámenes de Papanicolaou

    La detección temprana y el tratamiento del tejido precanceroso permanece como el medio más efectivo de prevención del cáncer cervical. Dado que el cáncer cervical, o de cuello uterino, con muy poca frecuencia produce síntomas, la mejor manera de detectarlo es realizar exámenes pélvicos y de Papanicolaou .

    El Colegio Estadounidense de Obstretas y Ginecólogos ofrece las siguientes pautas para los exámenes de Papanicolaou:

        
  • Si tiene entre 21 y 29 años, se recomienda realizar el examen de Papanicolaou cada dos años.
  • Si tiene 30 años o más, debe realizarse el examen de Papanicolaou cada tres años.
  • Si es mayor de 65 años, puede dejar de hacerse los exámenes de Papanicolaou si ha tenido resultados normales en los últimos tres Papanicolaou y no ha tenido resultados anormales en los últimos diez años.
  • Sin embargo, deberá realizarse exámenes de Papanicolaou con mayor frecuencia si tiene resultados anormales o algunas afecciones, como sistema inmunitario deficiente o antecedentes de displasia cervical o cáncer de cuello uterino. Consulte con su médico acerca del cronograma de revisión adecuado para usted.

    Tenga relaciones sexuales con protección

    La infección con el virus del papiloma humano (HPV), una enfermedad de transmisión sexual, es el principal factor de riesgo del cáncer cervical. Las mujeres que han tenido múltiples parejas sexuales o que empiezan a tener relaciones sexuales antes de los 16 años se encuentran en un riesgo mayor de exposición a la infección del HPV y del desarrollo del cáncer cervical.

    Para reducir su riesgo, mantenga una relación monógama, una en la que usted tenga relaciones sexuales solo con su pareja y su pareja tenga relaciones sexuales solo con usted. Ya sea que usted esté o no en una relación monógama, usar condón cada vez que tenga relaciones sexuales reducirá su riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS) y su riesgo de cáncer cervical. Aunque siempre es una buena idea usar un condón para prevenir algunas enfermedades de transmisión sexual, un condón no prevendrá una infección por VPH debido a que el virus se puede transmitir mediante contacto perineal y perianal, y el condón no cubre esta zona.

    Pregunte a su médico acerca de la vacuna para el VPH

    Hay disponibles dos vacunas para prevenir la infección por algunas cepas del VPH (pero no todas), que causan el cáncer cervical:

        
  • Gardasil: reduce el riesgo de:     
  • Cáncer cervical, cáncer vaginal , vulvar y anal
  • Lesiones precancerosas en los genitales
  • Verrugas genitales
  • Cervarix: reduce el riesgo de cáncer cervical y precáncer cervical
  • Habitualmente la vacuna se administra a niñas como una serie de tres dosis entre los 11 y 12 años. Para que la vacuna sea más eficaz, las niñas se deben vacunar antes de su primer contacto sexual.

    Si su hija tiene entre 13 y 26 años y no recibió la vacuna contra el VPH, existe un programa de vacunación de "actualización". Consulte con su doctor sobre él.