Si usted está lo suficientemente saludable para tolerarla, la cirugía es la primera elección considerada cuando se proponga el tratamiento de tumores cerebrales. Siempre se tiene la esperanza de que se pueda extirpar el tumor completo. Algunos estudios han demostrado que una extirpación mayor del 98% provocará mejores resultados. Si sólo se puede extirpar con seguridad una pequeña cantidad del tumor, la mayoría de los cirujanos sugieren tomar una biopsia sólo para identificar el tipo de tumor y entonces se usan terapias no operatorias (radiación).

Procedimientos quirúrgicos incluyen:

    
  • Craniotomía
  • Biopsia
  • Derivaciones
  • Microcirugía
  • Mapeo
  • Cirugía estereotáctica
  • Embolización
  • Craniotomía

    Craniotomía significa "cortar dentro de la cabeza". Todas las cirugías cerebrales convencionales comienzan de esta manera. La abertura será lo más cerca posible del tumor. Algunos tumores se acceden mejor a través de la nariz o la parte superior del cuello. La mayoría de los enfoques van desde el cuero cabelludo y el cráneo para exponer la parte superior del cerebro (la corteza).

    Descripción del Procedimiento:

    La piel, por lo general la del cuero cabelludo, se afeita y se hace una incisión. Después se remueve una pieza circular del hueso del cráneo para exponer el cerebro. Una vez que el cerebro está expuesto, el cirujano podría hacer mapeo para identificar áreas funcionales del cerebro. El tumor se expondrá, se aislará del cerebro normal, y se removerá. La cirugía puede tardar muchas horas.

    Biopsia

    En algún momento sus médicos querrán una porción del tumor para examinarla bajo un microscopio. Ésta se podría obtener en la cirugía, o se podría necesitar antes. Si es antes, usted se someterá a un procedimiento separado para obtenerla.

    En la sala de operaciones, se insertará una aguja en su cráneo. El cirujano podría usar rayos X o escáneres computarizados para guiar la aguja. La aguja puede tomar un pequeño núcleo del tumor para su análisis microscópico.

    Derivaciones

    La presión dentro del cráneo es un factor crítico, debido a que el cerebro es muy sensible a los cambios de presión. Incrementar la presión rápidamente perjudica la función cerebral. Si esto sucede, se puede tratar con un procedimiento relativamente simple conocido como una derivación.

    En una manera similar a tomar una biopsia, se hace un pequeño orificio en el cráneo. A través de este orificio, se inserta una sonda dentro de uno de los espacios llenos de líquido dentro del cerebro. El otro extremo de la sonda se pasa debajo de la piel desde la cabeza hasta el tronco donde éste drena líquido al corazón o abdomen. Una válvula de un sentido en la sonda previene el flujo de vuelta al cerebro. Un problema potencial con una derivación es que al trasladar líquido desde el cerebro hasta las porciones inferiores del cuerpo (para aliviar la presión en el cerebro), el cirujano podría estar trasladando sin querer las células del tumor cerebral junto con el líquido. Esto podría provocar una situación trágica en la que comiencen a crecer las células del tumor cerebral en otra parte del cuerpo. Este es un riesgo que el paciente y el cirujano deben discutir antes de la colocación de una derivación.

    Microcirugía

    Comúnmente se usan microscopios de operación durante la neurocirugía. El aumento incrementa en gran medida la precisión con la que se puede realizar una operación.

    Mapeo

    El cirujano podría necesitar saber precisamente cuál función es realizada por partes del cerebro cerca del sitio quirúrgico. Existen varias maneras para "mapear" su cerebro. Algunas se usan durante la cirugía; otras no requieren abrir la cabeza. Éstas pueden involucrar:

        
  • Estimular en tejido cerebral con pequeñas corrientes eléctricas
  • Medir las ondas cerebrales a medida que son estimuladas
  • Usar sondas de ultrasonido dentro o cerca de estructuras cerebrales
  • Colocar sondas en el cerebro con tubos especiales computarizados
  • Usar técnicas especiales de MRI , como PET (tomografía por emisión de positrones) o SPECT (tomografía computarizada por emisión de un solo fotón)
  • Cirugía Estereotáctica

    Cuando los tumores se localizan precisamente mediante el uso de colocación tridimensional, asistida por computadora y equipo especial para ayudar en la colocación del paciente y la administración del tratamiento, entonces varios métodos de tratamiento se pueden dirigir a los tumores de manera tan exacta que se daña poco o ningún tejido cercano normal. Esto podría involucrar o no cirugía tradicional.

        
  • Se puede dirigir radiación externa al tumor sin someterse realmente a cirugía (radiocirugía estereotáctica, o "bisturí de rayos gama").
  • Instrumentos de destrucción térmica, como láseres, se pueden colocar en el punto exacto para destruir tejido del tumor.
  • La aspiración ultrasónica hace pedazos el tejido del tumor y lo succiona fuera del cerebro. Algunos tumores se extirpan de manera más eficiente en esta manera con menos daño al tejido cerebral normal.
  • Fuentes internas de radiación o medicamentos se pueden ubicar exactamente para el efecto más grande.
  • Embolización

    El suministro de sangre a los tumores se puede identificar mediante angiografía. Este suministro de sangre se puede interrumpir al introducir una variedad de tapones para bloquear la arteria desde adentro causando que el tumor muera por falta de flujo de sangre.