Además de las medicinas, los tratamientos psicológicos (psicoterapia y asesoría) son útiles para proveer apoyo, educación y guía para usted y para su familia. Si los medicamentos y los tratamientos psicosociales no son efectivos, usted también tiene la opción de terapia electroconvulsiva.

Tratamientos Psicosociales

Estudios han mostrado que las intervenciones psicosociales pueden conllevar a un incremento de la estabilidad del estado de ánimo, menos hospitalizaciones y funcionamiento mejorado en varias áreas. Un psicólogo, trabajador social o asesor autorizados típicamente proveen de estas terapias y con frecuencia trabajan junto con su psiquiatra para monitorear su progreso. La cantidad, frecuencia y tipo de sesiones deben hacerse con base en sus necesidades individuales de tratamiento.

Las intervenciones psicológicas comúnmente utilizadas para el trastorno bipolar son la terapia cognitiva del comportamiento, la psicoeducación, terapia familiar y terapia interpersonal y de ritmo social.

Terapia Cognitiva del Comportamiento

La terapia cognitiva del comportamiento le ayuda a aprender a cambiar los patrones de pensamiento inadecuados o negativos y aquellas conductas asociadas con el trastorno bipolar. Usted examinará sus sentimientos y patrones de pensamiento, aprenderá a interpretarlos en una forma más realista y aplicará técnicas para lidiar con varias situaciones.

Psicoeducación

La psicoeducación involucra el enseñarle acerca de su enfermedad y sobre su tratamiento. Usted aprenderá cómo reconocer señales de recaídas para que pueda buscar una intervención temprana antes de que ocurra un episodio completo de la enfermedad. La psicoeducación también puede ser útil para los miembros de su familia.

Terapia Familiar

La terapia familiar utiliza estrategias para reducir los niveles de angustia al interior de su familia y que puede contribuir o bien resultar de sus síntomas.

La terapia enfocada en la familia es para que usted y todos los miembros de su familia participen. Incluye psicoeducación y le enseña habilidades para mejorar la comunicación y para resolver los problemas.

Terapia Interpersonal y de Ritmo Social

La terapia interpersonal y de ritmo social le ayuda a mejorar sus relaciones interpersonales y a estabilizar sus rutinas diarias. Las rutinas regulares diarias y los horarios del sueño pueden ayudar a protegerle de episodios maniáticos.

Terapia Electroconvulsiva (ECT)

En situaciones donde los medicamentos, tratamiento psicosocial y la combinación de estas intervenciones prueban ser inefectivos, o bien funcionan demasiado lento para aliviar los síntomas severos como la psicosis o una conducta suicida, podría considerarse la terapia electroconvulsiva (ECT). La ECT también puede considerarse para tratar episodios agudos cuando ciertas condiciones médicas incluyendo el embarazo, hacen del uso de medicamentos algo demasiado arriesgado.

La ECT es un tratamiento altamente efectivo para episodios depresivos, maniacos y/o mixtos severos. La posibilidad de problemas en la memoria a largo plazo, una preocupación en el pasado, ha sido reducida significativamente con las técnicas modernas de ECT. Sin embargo, usted debe discutir los potenciales beneficios y riesgos de la ECT con su médico y con su familia o amigos.

No se requiere hospitalización para la ECT. Si está recibiendo ECT, se le administrará un relajante muscular y anestesia y será vigilado cuidadosamente durante el procedimiento. Una pequeña cantidad de corriente eléctrica será enviada a su cerebro. Usted puede recibir una cantidad de estos tratamientos durante varios días, semanas y meses, dependiendo de su condición.

Los efectos secundarios de la ECT pueden incluir:

    
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Alteraciones cardiacas
  • Confusión a corto plazo
  • Lapsos de pérdida de la memoria