A veces, el asma puede ser difícil de diagnosticar debido a los síntomas pueden ser similares a los de otras condiciones pulmonares. Inicialmente, el médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

Además, se podrían realizar los siguientes exámenes:

Radiografía de tórax

La radiografía de tórax es la prueba de detección por imágenes inicial para la mayoría de las personas con síntomas de asma. Una radiografía de tórax puede revelar otras causas de sibilancia (aparte del asma) o complicaciones (como neumonía ). Sin embargo, la radiografía no es la única forma de diagnosticar asma.

Exámenes de función pulmonar (PFT)

Los exámenes de función pulmonar (PFT) se realizan con un instrumento llamado espirómetro. El espirómetro mide la cantidad de aire que se inhala y se exhala al respirar. Este examen mide tanto la cantidad como la velocidad del aire que puede pasar a través de sus vías respiratorias.

El diagnóstico de asma por lo general se hace cuando se demuestra una obstrucción pulmonar reversible del pasaje de aire en los exámenes de función pulmonar. Obstrucción pulmonar significa que el aire pasa con demasiada lentitud a través de las vías respiratorias. Cuando es posible corregir la obstrucción después de recibir una dosis inhalada del “medicamento de rescate” (p. ej., albuterol ), la obstrucción se considera reversible. El asma suele diagnosticarse en este punto.

Un medidor de flujo pico (neumotacógrafo) mide la mayor velocidad con la que exhala el aire. Los medidores de flujo pico pueden utilizarse en el hogar para evaluar si el grado de obstrucción de las vías respiratorias indica un ataque de asma inminente o la necesidad de cambiar el medicamento.

Examen de provocación

Las personas con asma sentirán una opresión leve en las vías respiratorias al inhalar el medicamento metacolina. Si se sospecha de asma, pero no hay síntomas evidentes de obstrucción del flujo de aire en los exámenes de función pulmonar, se administra metacolina y se realizan nuevamente los exámenes. Los exámenes de provocación alternativa incluyen la administración de histamina o la inhalación de aire frío. El diagnóstico de asma, por lo general, se hace si los exámenes de función pulmonar indican una obstrucción pulmonar durante un examen de provocación.

Análisis de alergias

Pueden realizarse análisis de alergias si se sospecha la presencia de asma alérgico. Se coloca una diminuta partícula de alérgeno debajo de la piel con una aguja. En la mayoría de los casos, se confirma una respuesta alérgica si la piel se abulta o se enrojece en un lapso de 20 minutos. En algunas circunstancias, se utiliza la prueba radioalergosorbente (RAST), que tiene menor precisión, para detectar respuestas alérgicas.

Neumotacógrafo (medidor de flujo)

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.