El objetivo del tratamiento de anemia es restablecer a lo normal la capacidad transportadora de oxígeno de la sangre. Esto podría involucrar cambios alimenticios, medicamentos, procedimientos médicos, y tratamiento de condiciones responsables de causar la anemia.

El tratamiento podría involucrar cualquiera de lo siguiente: