Los síntomas son causados cuando alérgenos o irritantes crean una congestión excesiva en el proceso normal respiratorio. Tanto la rinitis alérgica perenne como la de temporada ocasionan los mismos síntomas, los cuales pueden incluir:

    
  • Catarro y congestión nasal
  • Ojos acuosos y con comezón
  • Comezón en la nariz, oídos o en la garganta
  • Presión en los senos paranasales
  • Dolor de cabeza
  • Estornudos
  • Círculos oscuros debajo de sus ojos (también conocido como "ojo morado alérgico")
  • Goteo pos-nasal
  • Fatiga
  • Sentido reducido del gusto y del olfato
  • Tos crónica