El propósito de los exámenes de detección es el diagnóstico y tratamiento oportunos. Por lo general, los exámenes de revisión se realizan a personas sin síntomas, pero que pueden tener un riesgo elevado de padecer ciertas enfermedades o condiciones

Pautas para la detección

Las pruebas de detección de abuso del alcohol y alcoholismo, por lo general, constan de cuestionarios sencillos, administrados de forma oral por un médico o por escrito. Algunas de las pruebas que se usan más comúnmente son la prueba para evaluar la restricción, el enojo, la culpa y la necesidad de consumo matutino (C.A.G.E., Cut, Annoyed, Guilty, Eye-opener), la prueba de examen selectivo de alcoholismo de Michigan (MAST, Michigan Alcoholism Screening Test), la prueba de examen selectivo de alcoholismo autoadministrada (SAAST, Self-Administered Alcoholism Screening Test), la escala de dependencia de alcohol (ADS, Alcohol Dependence Scale), la prueba de identificación de trastornos por el consumo de alcohol (AUDIT, Alcohol Use Disorders Identification Test) y la prueba de tolerancia, enojo, limitación y necesidad de consumo matutino (T-ACE, Tolerance, Annoyed, Cutdown, Eye-opener Test).

Algunos proveedores de asistencia sanitaria utilizan solo una pregunta para realizar la detección:“¿Cuándo fue la última vez que bebió más de cinco bebidas (en el caso de los hombres) o más de cuatro bebidas (en el caso de las mujeres) en el mismo día?”