Lesli le explicó al ginecólogo que le dolía la zona lumbar. Le dijeron que probablemente había levantado algo de forma incorrecta. Buscó una segunda opinión y se hizo una ecografía . Hasta este momento, se descubrieron, en la zona que rodea los ovarios de Lesli, quistes ováricos , tejido endometrial y fibromas que se extirparon por medio de una laparoscopia . Después de más de 10 años, Lesli comenzó a tener problemas nuevamente. Esta vez, la causa era un fibroma del tamaño de una pelota de tenis ubicado por encima del útero.

¿Un fibroma se considera en realidad un tumor?

Los fibromas son tumores benignos formados por células de músculo liso envueltas por un revestimiento fibroso. Se encuentran en la pared del útero y, a veces, en el cuello uterino. También se conocen como “miomas”, “leiomiomas” o “fibromiomas”.

Los fibromas son más frecuentes en las mujeres de entre 30 y 50 años. Otros factores de riesgo de tener fibromas incluyen los antecedentes familiares, el origen étnico (las mujeres afroamericanas tienen una mayor tendencia a tener fibromas que las mujeres caucásicas) y la obesidad .

¿Cuáles son los síntomas?

En muchas mujeres, los fibromas pasan inadvertidos y no producen síntomas. En otras, los síntomas pueden incluir lo siguiente:

    
  • Ciclos menstruales abundantes y prolongados
  • Dolor de espalda
  • Dolor pélvico
  • Aumento de la frecuencia miccional o incontinencia
  • Una sensación de pesadez pélvica
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • En algunos casos, los fibromas se asocian a pérdida del embarazo e infertilidad .

    Los fibromas pueden formarse dentro o fuera del útero, o en la pared uterina. Pueden ser más grandes que un pomelo o del tamaño de una arveja. Es posible tener más de un fibroma, y estos pueden tener distintos tamaños.

    Si bien no se conoce la causa exacta de los fibromas, parece que el estrógeno afecta el crecimiento de estos. Muchos fibromas se descubren durante el embarazo, ya que tienden a crecer debido a que el embarazo provoca un aumento del nivel de estrógeno. De manera opuesta, a medida que se detiene la producción de estrógeno durante la menopausia , los fibromas pueden reducirse o incluso desaparecer.

    Diagnóstico

    Con frecuencia, los fibromas se descubren durante un examen ginecológico. Para confirmar el diagnóstico, se puede usar una ecografía, una RM o una sonohisterografía. Si el fibroma es lo suficientemente grande, es probable que lo pueda palpar al colocar la mano sobre él.

    Si se descubre que tiene fibromas, probablemente se le haga un control durante cierto tiempo para determinar la tasa de crecimiento. Si no son particularmente grandes o problemáticos y si no se sospecha que sean causa de infertilidad, es posible que un control continuo sea el tratamiento correcto para usted.

    Tratamiento

    Existen algunas opciones de tratamiento, que incluyen medicamentos y procedimientos quirúrgicos. Es probable que los fibromas pequeños solo requieran control, en lugar de tratamiento.

    Medicamentos

    Existen varios medicamentos que tratan los síntomas de los fibromas y existen otros que se pueden usar para reducir el tamaño de los fibromas. Las opciones de medicamentos incluyen lo siguiente:

        
  • Los antiinflamatorios no esteroides (AINE) ayudan a reducir el dolor y los calambres asociados a los períodos menstruales.
  • Los anticonceptivos esteroides orales e intrauterinos ayudan a controlar la hemorragia anormal y también a reducir el dolor y los calambres asociados a los períodos menstruales.
  • Los inhibidores de la aromatasa (IA) se usan para reducir el tamaño de los fibromas. Los IA se pueden usar junto con otros tratamientos.
  • Los agonistas de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH) se usan para reducir el tamaño de los fibromas. Sin embargo, los fibromas pueden volver a aparecer varios meses después de interrumpir el tratamiento con estos medicamentos. A veces, estos medicamentos se usan para reducir el tamaño de los fibromas antes de la cirugía, de modo que el procedimiento sea menos complicado.
  • Opciones quirúrgicas

    Si los tratamientos farmacológicos no dan resultado, la cirugía es una alternativa. Los fibromas individuales se pueden extirpar mediante un procedimiento denominado miomectomía , que extirpa los fibromas pero conserva el útero. Existen tres enfoques para esta cirugía:

        
  • Laparotomía: se hacen incisiones en el abdomen y se extirpan los fibromas.
  • Laparoscopia : se insertan pequeñas herramientas y un laparoscopio a través de pequeñas incisiones abdominales. Los fibromas se extirpan quirúrgicamente con el laparoscopio o se destruyen con láser o corriente eléctrica.
  • Histeroscopia : se inserta un histeroscopio en la cavidad uterina a través del cuello uterino. Los fibromas que se encuentran dentro del útero se localizan con el histeroscopio y se pueden extirpar con un dispositivo de asa de alambre o con láser.
  • La miomectomía tiene riesgos, y algunas mujeres tienen fibromas incluso después de la cirugía.

    En casos graves, se puede recomendar una histerectomía , que implica extirpar el útero.

    De todas formas, existen procedimientos menos invasivos, por ejemplo:

        
  • Ablación endometrial: se destruye el revestimiento del útero, lo que permite extirpar los pequeños fibromas que se encontraron en el útero.
  • Embolización del fibroma uterino: se corta el flujo sanguíneo al fibroma, lo que hace que el tamaño de este se reduzca.
  • Cirugía con ultrasonido guiada por resonancia magnética: se usan ondas sonoras para destruir el tejido del fibroma.
  • ¿Cuál es la opción correcta para usted?

    Antes de recomendarle una estrategia de tratamiento, el médico considera una serie de factores, como la edad, la salud general y los síntomas del fibroma. Obtenga tanta información como pueda sobre los fibromas y no tema hacerle preguntas al médico. Es su responsabilidad aprender más sobre su condición y explorar las opciones.