La circuncisión , la extirpación quirúrgica del prepucio del pene, probablemente sea uno de los procedimientos quirúrgicos más antiguos de la humanidad. Hay varias razones por las que los padres pueden elegir que sus hijos sean circuncidados, por ejemplo costumbres religiosas, motivos sociales o culturales y para evitar complicaciones médicas. Mientras que algunos estudios han demostrado que la circuncisión puede tener beneficios médicos, no es un procedimiento necesario para todos los varones. Los padres deben analizar detenidamente las evidencias a favor y en contra de la circuncisión antes de tomar una decisión.

En la actualidad, la circuncisión es mucho más común en determinadas partes del mundo, a saber, Medio Oriente, Canadá y los EE. UU. En los Estados Unidos, se circuncida más de la mitad de los varones recién nacidos. ¿Por qué algunos padres no optan por este procedimiento? ¿Cuáles son las controversias relacionadas?

Ventajas y desventajas

La discusión pasa por establecer si el procedimiento es beneficioso, médicamente innecesario o perjudicial. Lamentablemente, los estudios son controvertidos y quedan sujetos a la interpretación de cada uno.

Los defensores del procedimiento citan estudios que demuestran que los hombres circuncidados tienen menores tasas de infecciones urinarias , cáncer de pene (un trastorno muy raro en los hombres en general) e infección por VIH entre los heterosexuales (la mayoría de los estudios se realizaron en países africanos, lo que puede hacerlos menos relevantes para los hombres en otras partes del mundo). Un estudio realizado en Uganda incluyó casi 5.000 hombres no circuncidados. Se circuncidó a la mitad, mientras que la otra mitad funcionó como grupo de control. El estudio se interrumpió poco después de que se halló una reducción del 50% del riesgo relativo de contraer VIH entre los hombres que estaban circuncidados.

Otros estudios indicaron que las mujeres que han tenido parejas no circuncidadas pueden tener mayor riesgo de cáncer de cuello uterino . Esto se debe a que los hombres con infección por el virus del papiloma humano (VPH) pueden transmitirle la infección a las mujeres durante las relaciones sexuales. Si bien la evidencia no es uniforme, puede haber una asociación entre las tasas de cáncer de pene por VPH y los hombres no circuncidados. Las vacunas contra el VPH, que se recomiendan para niños y niñas después de los 11 años, ofrecen protección contra los tipos de VPH más comunes.

Entre los padres, puede ser una preocupación cómo mantener limpio el pene sin circuncidar de sus hijos varones. Si bien un pene circuncidado puede parecer más fácil de limpiar, un pene no circuncidado no necesita cuidado especial. Durante la primera infancia, sólo es necesario lavar suavemente la zona con agua tibia. A medida que el niño crece, se le puede enseñar a lavarse todos los días con agua tibia y jabón debajo del prepucio, donde las células muertas de la piel y las grasas se mezclan (esmegma). El esmegma es normal y no hay motivo para preocuparse. Tenga en cuenta de que no debe forzarse la retracción del prepucio. En la mayoría de los casos, podrá retraerse a partir de los 5 años de edad (es posible que otros no lo logren hasta la adolescencia).

Los hombres no circuncidados pueden desarrollar fimosis , una condición en la cual el prepucio queda atorado y no puede ser retraído. Sin embargo, la mayoría de estos casos puede tratarse fácilmente sin ninguna intervención quirúrgica. Sólo los casos graves de fimosis pueden requerir circuncisión para prevenir la recurrencia.

No obstante, la circuncisión es un procedimiento doloroso que requiere anestesia local y alrededor de 7 a 10 días de curación. Además de las complicaciones, como hemorragia e infección, existen contratiempos quirúrgicos ocasionales en los que se retira demasiado o muy poco prepucio. Ocasionalmente, puede haber lesiones en el pene mismo. Estos problemas, que son poco frecuentes, pueden requerir otras cirugías.

Tomar una decisión

Para decidir si desea circuncidar a su bebé debe tener en cuenta varios factores. Puede estar a favor o en contra del procedimiento según razones éticas, religiosas o sociales. Hable con el médico para comprender mejor qué implica la circuncisión y analizar las ventajas y desventajas del procedimiento.