La U.S. Surgeon General reporta que el 60% de los adultos en los Estados Unidos no son activos de manera regular y la razón número uno por la que la mayoría de la gente no se ejercita es... por falta de tiempo.

Una vez que la temporada vacacional comienza, el asunto de la falta de tiempo sólo se volverá más problemático. Para la mayoría de la gente, incluso para aquellos que se ejercitan regularmente, esto significa que el ejercicio diario queda al final de la larga lista de cosas que hacer en las vacaciones. Usted conoce esa lista: compra de regalos, irse de fiesta, viajar para ver a la familia y amigos...

Aquí están algunas maneras en las que puede seguir con su rutina de ejercicios durante todas las vacaciones.

Establezca Metas a Corto y Largo Plazo

En lugar de rezagarse en el gimnasio todos los días para "quemar un poco de ese ponche de huevo," establezca una meta de acondicionamiento físico para la temporada vacacional.

Intente anotar lo que quiere lograr durante el periodo de dos meses del 20 de noviembre al 20 de enero. Escoja una meta tal como perder 5 libras, incrementar su fuerza o mejorar su tiempo en una carrera de una milla. No haga ejercicio como penitencia por las galletas que se comió. Hágalo una meta personal sin que tenga relación con el alboroto vacacional.

Sus metas necesitan ser flexibles e ir de acuerdo con sus capacidades, necesidades, valores y recursos disponibles. Deben ser desafiantes pero también realistas. Mida la línea de fondo donde está ahora y decida dónde le gustaría estar en una cierta fecha en enero.

Ejemplos de Metas de Acondicionamiento Físico

Línea de fondo el 20 de noviembreMeta
Peso corporal178170
% Grasa corporal28%25%
Abdominales por minuto3240
lagartijas por minuto1318
Carrera de una milla9:458:45

Anote su meta y apropiese de ésta firmándola o usted mismo o con un compañero de la sesión de ejercicios.

Desarrolle Rituales

"Los Rituales son todavía otra manera en la que puede controlar su ambiente," dice el consultor de psicología deportiva, Alan Goldberg, EdD. "Lo familiar siempre neutraliza el miedo y refuerza la confianza en sí mismo," explica.

Aquí están ejemplos de rituales que pueden funcionar para usted:

    
  • Tenga un tiempo establecido en la mañana para ejercitarse.
  • Tenga lista su mochila del gimnasio para irse la noche anterior.
  • Tenga planeada su sesión de ejercicios antes de que llegue al gimnasio.
  • Consiga un Compañero para Ejercitarse

    Algunas personas encuentran que ejercitarse con un compañero ayuda a motivarlos y mantenerlos constantes en término de ir al gimnasio. Saber que alguien lo está esperando en el gimnasio, lo motivará esperanzadoramente en los días que no tenga ganas de salir de la cama para ejercitarse.

    Entrene para un Evento o Deporte

    Si le gusta esquiar o el snowboard o lo que sea, estar en forma hará sus actividades invernales más agradables. Conocer su necesidad de estar físicamente preparado puede ser la herramienta motivacional que necesita en términos de mantenerse constante con sus sesiones de ejercicios. Darse cuenta de que todo su entrenamiento tendrá un beneficio adicional, otros que mejoraron la salud, pueden también mejorar sus posibilidades de quedarse con ella.

    Si no tiene algo para entrenar, considere esto:

        
  • Carrera automovilística de 5K o 10K
  • Maratón
  • Triatlón o biatlón
  • Entrenamiento deportivo específico (esquí de descenso, esquí de carrera campo traviesa, liga de baloncesto invernal, etc.)
  • Remo de regata de tierra firme
  • Así que, para esta temporada vacacional encuentre alguna motivación que no tenga nada que ver con la culpa.