El mareo es común en todos los adultos, pero existen razones especiales por las cuales las personas mayores se pueden marear. Comprender por qué sucede es el primer paso para abordar el mareo.

Por qué y cómo sucede

El mareo se produce cuando el cerebro no recibe mensajes confiables de los sentidos acerca de la posición o movimiento del cuerpo en el espacio. Las condiciones médicas, como la diabetes, pueden causar pérdida de la visión, oído, función interna del oído y sensación nerviosa periférica que producen estos mensajes poco confiables.

Las personas mayores son especialmente vulnerables porque hay más cosas que pueden interactuar para producir las condiciones que llevan al mareo. Por ejemplo, la presión arterial excesivamente baja puede provenir de los medicamentos que se toman para bajar la hipertensión o tratar problemas de próstata. La baja presión arterial puede darle mareos cuando se pone de pie.

Muchos factores diferentes

Existe una variedad de condiciones que pueden causar mareo. Encontrar la causa puede ser frustrante para los médicos y sus pacientes. Sin embargo, la causa debe ser comprendida para poder tratarla.

Algunas condiciones que pueden incrementar el riesgo de mareos son:

    
  • Antecedentes de ataque cardíaco
  • Antecedente de traumatismo craneal o latigazo
  • Artritis
  • Diabetes
  • Migraña
  • Ansiedad
  • Alcoholismo
  • Tabaquismo
  • Alto nivel de ingesta de cafeína
  • Una de las condiciones que más se confunde con el mareo se conoce como vértigo. Es importante observar que hay una diferencia entre el vértigo y el mareo. El vértigo se refiere a la sensación de movimiento cuando usted está en reposo y el mareo denota síntomas menos específicos, como falta de equilibrio y aturdimiento. Esta diferencia puede ser un factor importante para diagnosticar el problema.

    Otra razón del mareo puede atribuirse al sistema circulatorio, que suministra sangre y oxígeno al cerebro y al oído interno. La mala circulación, debido al endurecimiento de las arterias, disminución de la presión arterial o funcionamiento deficiente del corazón, pueden provocar mareo. La disminución de la presión arterial al ponerse de pie por primera vez, una condición llamada "hipotensión de postura", desencadena muchos episodios de mareo. Sentirse ansioso también puede provocar mareo. Algunos trastornos neurológicos también pueden desencadenar episodios de mareo.

    Muchos medicamentos pueden causar mareo. Algunos ejemplos incluyen:

        
  • Corazón: alfabloqueantes, betabloqueantes, inhibidores de la enzima convertasa de angiotensina, diuréticos y nitratos
  • Los medicamentos que afectan el sistema nervioso central: antipsicóticos, opioides, medicamentos para tratar el mal de Parkinson, miorrelajantes y antidepresivos tricíclicos
  • Medicamentos para la función eréctil: sildenafil y los medicamentos que alivian los calambres en la vejiga
  • Si nota que el mareo es más importante durante una hora especifica del día o después de probar un medicamento nuevo, es posible que el medicamento sea el responsable principal.

    No sufra en silencio

    El mareo no es parte normal del envejecimiento. Es un síntoma de que el cuerpo no está funcionando adecuadamente. Si usted está teniendo problemas, hable con su médico. Un diario que describa sus actividades, medicamentos y descripciones de los episodios de mareo con frecuencia ayudará a los médicos a limitar las posibilidades.