Robert*, un constructor de barcos de 55 años de edad, fue diagnosticado con cáncer testicular en 1994. El fue para que le realizarán una cirugía de consulta externa, para extirpar un quiste de uno de sus testículos y cuando despertó de cirugía, el descubrió que el quiste estaba lleno de tumores, necesitándose una extirpación del testículo. Herido y devastado, se vio enfrentado con la realidad del cáncer afectando su vida. Pero con el apoyo constante de su esposa y de su médico, le está yendo bien.

¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles síntomas experimentó?

Yo tengo mal mi espalda de todos modos, pero llegó al punto de que me estaba doliendo tanto, que ya no podía levantar nada. Sentí que era algo más que mi espalda, entonces pensé que tal vez era una hernia. Tuve una hernia antes y así es más o menos como se siente.

¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?

Fui con mi médico familiar para la revisión física anual y el encontró un quiste en mi testículo, Así que me internó en el hospital para realizarme una cirugía de consulta externa para extraer el quiste. Pero cuando llegaron a eso, ellos descubrieron que el quiste consistía de muchos pequeños tumores. Cuando me desperté, me explicaron que el quiste estaba lleno de tumores y que tenían que extirpar mi testículo. En ese momento me dijeron que el tumor no era canceroso, pero unos días después llamaron y me dijeron que era cáncer.

¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo al diagnóstico?

Cuando descubrí que tenía cáncer testicular estaba desanimado y herido. Sentí que mi mundo terminaba, supongo que cuando escuchas la palabra cáncer, piensas en que otras personas lo tienen, pero no tu. Entonces claro, pensé que iba a morir. Me llamaron por teléfono y me dijeron que era maligno, me hicieron una cita para que fuera y habláramos al respecto. Cuando regrese con el médico y me explicó que mis probabilidades de recuperación eran del 97% me sentí mucho mejor. El dijo que si veían algún signo de que el cáncer había regresado, ellos probablemente lo verían primero en mi pecho. El primer año me estaban realizando tomografías computarizadas (CAT por sus siglas en inglés) cada tres meses, Rayos X en el pecho y exámenes de sangre cada mes. Yo tenia miedo de que el cáncer fuera a regresar. El médico me explico que pasaría si el cáncer apareciera en mi pecho y eso me espanto más que cualquier otra cosa. Yo realmente no quería saber los detalles de lo que -podría- pasar.

¿Cómo se trata el cáncer testicular?

Extirpan el testículo que estaba lleno de tumores, no fue necesario que me hicieran radioterapia o quimioterapia. El primer año me estaban realizando tomografías computarizadas cada tres meses, radiografías torácicas y exámenes de sangre cada mes. Luego el segundo año, me realizaban tomografías computarizadas cada seis meses, radiografías torácicas y exámenes de sangre cada mes. No tomaba ningún medicamento. Soy muy cuidadoso al tomar medicamentos debido a mi antecedente de alcoholismo. Tengo una personalidad adictiva, así que prefería estar lejos de los medicamentos lo más posible. Ahora solo voy a mi revisión física cada año.

¿Tuvo que hacer algún cambio en su estilo de vida o alimentación a raíz del padecimiento del cáncer testicular?

En realidad no he cambiado mis hábitos alimenticios. Sin embargo mi estilo de vida si se ha vuelto un poco diferente, ya que ahora aprecio lo que tengo todos los días. He aprendido a vivir un día a la vez.

¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?

La mayor parte del apoyo provino de mi esposa. Nuestra iglesia también fue de mucho apoyo. Ellos nos traían alimentos y siempre estuvieron rezando por nosotros. Mi médico también fue muy compasivo. El siempre me estuvo asegurando que todo iba a salir bien. Después de todos los exámenes de sangre, él se sentó y examinó los resultados conmigo.

¿Tuvo algún impacto en su familia el que usted tuviera cáncer testicular?

Sí. Primero yo pienso que nos preparamos para lo peor. Tenemos un hijo de 31 años de edad que vive con nosotros y es mentalmente discapacitado. Debido a que tanto mi esposa como yo hemos tenido problemas de salud, nos vimos forzados a pensar lo que le pasaría a nuestro hijo si algo nos llegara a suceder. Eso fue una gran preocupación. Además de esto, nosotros simplemente manteníamos la esperanza de que todo iba a salir bien. Mi esposa me motivo cuando me deprimía, y yo la motivaba cuando ella se deprimía. En realidad no compartíamos muchos detalles con nuestro hijo, por que no queríamos que se preocupará. Pero creo que el estaba más consciente de lo que estaba pasando que lo que nosotros pensábamos.

¿Qué consejo le daría a alguien que este viviendo con cáncer testicular?

Trate de no reaccionar exageradamente. Algunas veces uno se desanima, pero no permanezca así ni sienta pena por usted mismo. Acepte las cosas que pueda cambiar, busque gente positiva en su vida para ayudarlo a superar la enfermedad. Las personas que son optimistas parecen vencer las cosas con mayor rapidez que las que siempre están deprimidas.

*No es su nombre real

Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.