En sus primeras fases, la enfermedad renal crónica por lo general no causa síntomas. Sin embargo, a medida que la condición avanza a enfermedad renal en etapa terminal, puede causar numerosos síntomas, incluyendo:

    
  • Sensación de debilidad o cansancio
  • Dificultad para dormir
  • Inflamación de pies y tobillos
  • Poco apetito
  • Necesidad de orinar con más frecuencia, especialmente por la noche
  • Calambres musculares por la noche
  • Náusea
  • Comezón
  • Falta de aliento
  • Sabor metálico en la boca
  • Dolor en el pecho
  • Estado mental alterado
  • Hipo
  • Irritabilidad
  • Dificultad con la concentración
  • Libido reducida
  • Irregularidades menstruales
  • Adormecimiento y hormigueo en manos y pies