La pérdida auditiva es una reducción en la capacidad para oír. Ésta puede variar desde pérdida leve hasta pérdida total de la audición y puede ocurrir en uno o ambos oídos. Existen tres partes del oído. Los problemas que contribuyen a la pérdida auditiva pueden ocurrir en una o más de estas partes.

Aproximadamente 28 millones de estadounidenses (uno de cada diez) tienen pérdida auditiva. Ésta es una de las condiciones de salud más comunes en los Estados Unidos. Aunque afecta a personas de todas las edades, los números incrementan considerablemente con la edad.

Estadísticas recientes estiman que 3-4 bebés de cada 1,000 nacen con pérdida auditiva parcial o total (haciendo que esta condición sea el defecto congénito más común). Diecisiete de cada 1,000 niños menores de 18 años de edad tienen algún grado de pérdida auditiva. El catorce por ciento de personas entre los 45 y 64 años de edad tienen pérdida auditiva. Una tercera parte de las personas mayores de 60 años tienen pérdida auditiva, y del 40% al 50% de las personas de 75 años de edad y mayores tienen pérdida auditiva.

Aproximadamente la mitad de los casos de pérdida auditiva en niños es el resultado de factores genéticos. Problemas durante el parto o poco tiempo después, también pueden conllevar a pérdida auditiva, como falta de oxígeno, ictericia severa, o sangrado en el cerebro.

Dos de las causas más comunes de pérdida auditiva en adultos mayores son presbiacusia .

La presbiacusia se desarrolla lentamente a medida que una persona envejece, especialmente después de los 50 años de edad, y continúa empeorando. Ésta es causada por una combinación de factores hereditarios y del entorno, incluyendo exposición a ruido y fumar. Esta condición dificulta que una persona escuche una conversación normal y tolere sonidos fuertes. Algunas veces involucra daño permanente en el oído interno.

Tinnitus es el sonido de zumbidos, siseos, o ruido en los oídos. Éste puede ocurrir con cualquier tipo de pérdida auditiva y con frecuencia es causado por ruido fuerte o ciertos medicamentos. La condición también puede ser una señal de otros problemas de salud, como alergias y condiciones cardiacas y de los vasos sanguíneos. El tinnitus puede ocurrir de vez en cuando y se puede detener completamente.

  • Anatomía del Oído

    Nucleus factsheet image

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

  • Existen tres tipos principales de pérdida auditiva: conductiva , sensorineural , y mezclada .

    La pérdida auditiva conductiva se debe a problemas en el oído externo o medio que interfieren con el pasaje de sonido en el oído interno. Por lo general, involucra una reducción en el nivel de sonido (capacidad de escuchar sonidos débiles) y con frecuencia se puede corregir mediante tratamiento médico o quirúrgico.

    Causas de pérdida auditiva conductiva:

        
  • Obstrucción por cera de los oídos
  • Líquido en el oído medio
  • Infección en el oído ( otitis media )
  • Otosclerosis (un trastorno de los huesos en el oído medio)
  • Orificio en el tímpano
  • Anormalidades en el oído externo, oído medio, o canal del oído
  • Tumores
  • Trauma que conlleva a alteración de los huecesillos del oído medio
  • La pérdida auditiva sensorineural se debe al daño al oído interno (cóclea) o el principal camino nervioso (8vo nervio craneal) que va desde el oído interno hasta el cerebro. Además de una reducción en el nivel de sonido, también afecta la capacidad para entender el habla. Este tipo de pérdida auditiva es permanente; no se puede corregir médica o quirúrgicamente, pero se puede tratar con auxiliares auditivos y aparatos de asistencia.

    Causas de pérdida auditiva sensorineural incluyen:

        
  • Ruido en exceso
  • Lesión al nacer
  • Factores hereditarios
  • Envejecimiento
  • Exposición a sustancias tóxicas, incluyendo medicamentos como:     
  • Estreptomicina
  • Gentamicina
  • Medicamentos quimioterapéuticos
  • Diuréticos
  • Esteroides
  • Medicamentos para el corazón
  • Quinina
  • Anestésicos
  • Medicamentos que contengan aspirina
  • Tumores
  • Enfermedad cardiovascular
  • Esclerosis múltiple
  • Virus ( sarampión , paperas , adenovirus, rubéola )
  • Historial de meningitis o sífilis
  • Trauma externo al oído
  • La pérdida auditiva mezclada se debe a una combinación tanto de la pérdida auditiva conductiva como la pérdida auditiva sensorineural.