Definición

Una gammagrafía ósea es una prueba mediante la cual se detectan las áreas de mayor o menor recambio óseo. Eso puede indicar una lesión o enfermedad ósea. Se usan isótopos y marcadores radiactivos para resaltar las áreas que presentan problemas.

Razones para realizar el procedimiento

El procedimiento se realiza para detectar si existe algún proceso anormal en los huesos, por ejemplo:

    
  • Lesiones por esfuerzo como una fractura por sobrecarga y dolor por inflamación de los músculos o tendones de la pantorrilla
  • Infección ( osteomielitis )
  • Artritis
  • Tumores óseos
  • Cáncer que se ha propagado al hueso
  • Traumatismo
  • Trastornos metabólicos, como la enfermedad de Paget
  • Trastornos nutricionales que pueden afectar el hueso, como osteomalacia o raquitismo
  • Muerte de una parte del tejido óseo debido a la obstrucción de la circulación (necrosis avascular)
  • Fracturas por sobrecarga

    Fractura de tibia/peroné

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    Factores de riesgo de complicaciones durante el procedimiento

    No existen factores de riesgo conocidos para este procedimiento.

    ¿Qué esperar?

    Antes del procedimiento

    Informe al médico si está embarazada.

    Tres horas antes de la gammagrafía, recibirá una inyección de marcadores radiactivos. Debe beber mucho líquido entre la hora de la inyección y la gammagrafía. También se le pedirá que orine antes de la gammagrafía.

    Durante el procedimiento

    Primero, quítese las alhajas y otros objetos metálicos y póngase una bata quirúrgica. Deberá recostarse de espalda sobre la camilla para proyección de imágenes. Una cámara colocada por encima y por debajo de la mesa realizará una exploración lenta desde la cabeza hasta los pies. Al realizar la exploración, es posible que le pidan que cambie de posición, pero la mayor del tiempo permanecerá inmóvil.

    Anestesia

    No se necesita anestesia.

    Descripción del procedimiento

    Se toman varias imágenes del cuerpo con una cámara especial para exploración. La cámara detecta pequeñas cantidades de radiactividad en el tecnecio inyectado. De este modo, el médico puede ver las áreas donde posiblemente haya lesiones o enfermedades óseas.

    Después del procedimiento

    Después de la gammagrafía ósea, se revisa el sitio donde se colocó la inyección en busca de enrojecimiento e hinchazón.

    ¿Cuánto durará?

    Generalmente, la gammagrafía se realiza 3 horas después de colocar la inyección. La exploración en sí tarda de 20 a 60 minutos.

    ¿Dolerá?

    Esta prueba es indolora salvo por el leve malestar que produce la inyección.

    Posibles complicaciones

    Algunas personas se preocupan por el uso de material levemente radiactivo. Sin embargo, la cantidad de radiactividad es muy pequeña y se elimina del cuerpo en 2 o 3 días. Es poco frecuente que se produzcan complicaciones a partir de una gammagrafía ósea.

    En casos extremadamente poco frecuentes, una persona puede desarrollar una reacción alérgica leve o grave al material inyectado. También es posible que exista un riesgo leve de que se produzca una infección a causa de la inyección. El riesgo en este procedimiento no es mayor que el que implica cualquier inyección por vía intravenosa.

    Hospitalización promedio

    No será necesario que permanezca en el hospital. La gammagrafía ósea es un procedimiento para pacientes ambulatorios.

    Cuidado posoperatorio

    No se necesita ningún cuidado especial después del procedimiento.

    Resultado

    Si el tejido óseo está sano, la gammagrafía ósea mostrará un patrón uniforme del material inyectado. Si existe un área enferma, la gammagrafía ósea revelará áreas más oscuras o más claras (zonas "calientes" o "frías"). Son áreas donde existe una restitución o degradación ósea anormalmente activa.

    Los radiólogos que leen las gammagrafías óseas se llaman médicos en medicina nuclear. Son expertos y conocen la diferencia entre los cambios que parecen ser artritis u otras afecciones benignas y los relacionados con un cáncer. Si el radiólogo no está seguro, recomendará que se hagan más pruebas, como una radiografía estándar, una TC o una RM .

    A veces, el dolor óseo se debe a un proceso que ocurre junto a los huesos, pero no directamente en ellos. En ese caso, generalmente la gammagrafía ósea no es tan efectiva y son preferibles otros tipos de pruebas (TC o RM). Es una decisión que deberá tomar el médico para poder determinar la causa del dolor o el cambio en los síntomas.

    Llame al médico si ocurre lo siguiente

    Llame al médico si tiene alguna pregunta acerca del procedimiento, su afección o el resultado de las pruebas.