Definición

El delirio es un estado clínico caracterizado por un cambio agudo del estado mental de una persona. Por lo general, se presenta rápidamente, en horas o días. Se caracteriza por cambios oscilatorios extremos, incluyendo:

    
  • Cambios de percepción y de sensación
  • Dificultades con la capacidad de para:     
  • Concentrarse
  • Mantener y cambiar de atención
  • Pensar y razonar con cordura
  • Funcionar normalmente
  • Comunicarse con claridad
  • Causas

    Cientos de causas subyacentes pueden dar como resultado el delirio. Algunas de las causas más comunes incluyen:

        
  • Afección médica grave, como:     
  • Tumor cerebral
  • Insuficiencia renal
  • ACV
  • Niveles bajos o altos de azúcar en sangre
  • Tumor cerebral

    Tumor Cerebral

    Apenas una de muchas causas potenciales del delirio.

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

  • Enfermedades graves, como:     
  • Meningitis
  • Cáncer
  • Infarto de miocardio
  • Lesiones, p. ej., una lesión grave en la cabeza o la fractura de un hueso
  • Cirugía
  • Infección, p. ej., neumonía o infecciones de las vías urinarias
  • Consumo de alcohol o drogas
  • Retiro del abuso en el consumo de bebidas alcohólicas o drogas
  • Efectos tóxicos de los medicamentos
  • Toxinas
  • Falta de sueño
  • Severo estreñimiento
  • Factores de riesgo

    Estos factores aumentan la probabilidad de desarrollar delirio:

        
  • Tener una enfermedad terminal (p. ej., cáncer), especialmente justo antes de la muerte
  • Tener una enfermedad grave (p. ej., SIDA , demencia )
  • Tener edad avanzada
  • Tener gran falta de sueño
  • Sufrir una quemadura grave
  • Tener problemas del sistema nervioso central (p. ej., accidente cerebrovascular , convulsiones o tumores)
  • Si se encuentra:     
  • Con vista u oído dañados
  • Inmóviles
  • Deshidratados
  • Estreñidos
  • Con memoria dañada
  • Con deficiencia vitamínica
  • Síntomas

    Los síntomas generalmente aparecen de manera rápida. Pueden variar en gravedad, dependiendo de la causa subyacente. Pueden durar días, semanas o más. Los síntomas suelen empeorar por la noche y pueden incluir:

        
  • Incapacidad para poner atención
  • Confusión
  • Trastornos de la memoria
  • Problemas de lenguaje
  • Desorientación, especialmente con respecto a:     
  • La hora del día
  • El lugar en el que uno se encuentra
  • La identidad de uno mismo
  • Los síntomas graves incluyen:     
  • Malinterpretaciones, p. ej., pensar que el médico que está tratando de ayudarlo intenta lastimarlo
  • Ilusiones, p. ej., pensar que una persona es otra
  • Alucinaciones, ver, oír o sentir cosas que no existen
  • Alteraciones emocionales, como enojarse, atemorizarse o aislarse súbitamente sin motivo aparente
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. El médico le formulará preguntas específicas sobre:

        
  • Lesión o enfermedad presentes
  • Uso de medicamentos o drogas ilícitas
  • Hora a la que cambió el estado mental
  • Cómo y qué tan rápido cambió el estado mental
  • Existen muchos exámenes que pueden ser utilizados para ayudar a diagnosticar el delirio. Dependiendo del caso específico, puede realizarse cualquiera de estas pruebas, incluso:

        
  • Electrólitos de la sangre: para medir los niveles de sodio , potasio y calcio
  • Exámenes de función renal y hepática
  • Niveles de glucosa en la sangre
  • Hemograma completo
  • Niveles de vitaminas en la sangre, p. ej., vitamina B12 y folato
  • Exámenes de la función tiroidea
  • Cultivos de sangre, para detectar signos de infección
  • Cultivo de líquido cefalorraquídeo , para detectar signos de infección
  • Análisis y cultivo de orina, para detectar signos de infección
  • Gasometría arterial, para verificar los niveles de oxígeno en la sangre
  • Pruebas de toxicología, para detectar cualquier droga ilícita en el cuerpo
  • Niveles sanguíneos de los medicamentos
  • Radiografía de tórax : un examen que emite radiación para registrar una imagen de las estructuras internas del tórax para detectar signos de neumonía
  • Electrocardiograma (ECG): un estudio que registra la actividad del corazón al medir las corrientes eléctricas que pasan a través del músculo cardiaco.
  • Tomografía computarizada (TC) : un tipo de radiografía que usa una computadora para obtener imágenes de estructuras internas de la cabeza
  • Resonancia magnética (RM) : un examen que usa ondas magnéticas para obtener imágenes de estructuras internas de la cabeza
  • Electroencefalograma (EEG) : una prueba que registra la actividad cerebral midiendo corrientes eléctricas a través del cerebro
  • Tratamiento

    El delirio primero se trata al identificar y tratar la causa subyacente. Después, los síntomas se tratan con medicamentos, control psicológico e intervención ambiental y de apoyo.

    Los tratamientos pueden incluir:

    Medicamentos

    Los fármacos que se utilizan para tratar síntomas de delirio incluyen:

        
  • Medicamentos antipsicóticos de alta potencia (p. ej., haloperidol [Haldol])
  • Benzodiazepinas: se utilizan para tratar el delirio causado por la abstinencia de alcohol
  • Medicamentos colinérgicos: se utilizan para tratar el delirio causado por medicamentos anticolinérgicos, que sirven para los calambres estomacales y los espasmos de intestino y vejiga, entre otros tratamientos
  • Vitaminas: se administran suplementos vitamínicos específicos si el delirio es causado por una deficiencia
  • Si toma medicamentos que empeoran su confusión, el médico puede suspenderlos.

    Control psicológico

    Este tipo de terapia implica ayudar al paciente a:

        
  • Sentirse más seguro y cómodo
  • Identificar la causa del delirio
  • Mejorar la capacidad de rendimiento
  • Calmarse y sentirse menos ansioso
  • Intervención ambiental y de apoyo

    Este tipo de tratamiento puede ser realizado por médicos, enfermeras o cuidadores. Busca reorientarlo con respecto a lo que lo rodea y reducir la ansiedad. Puede implicar acciones como:

        
  • Colocar un reloj y un calendario en la habitación
  • Obscurecer la habitación en la noche y proporcionar luz natural en las horas diurnas
  • Mantener la habitación sin ruido y tranquila
  • Recordarle a menudo el día y la hora, el lugar donde se encuentra y el motivo por el cual se encuentra allí
  • Colocar objetos familiares alrededor suyo (p. ej., fotos familiares u objetos de la casa)
  • Prevención

    Se han mostrado un número de pasos para ayudar a prevenir el delirio en pacientes hospitalizados con riesgo de delirio. Estos pasos incluyen:

        
  • Usar ayuda para la orientación de la memoria
  • Escuchar cintas de relajación
  • Hacer ejercicio muy ligero (cuando sea posible y si el médico lo recomienda)
  • Usar ayuda para la vista y el oído (cuando sea necesario)
  • Beber muchos líquidos (para prevenir la deshidratación)
  • El delirio es difícil de prevenir porque tiene demasiadas causas y puede presentarse súbitamente.