Definición

La clamidia es una infección bacterial. Es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). De hecho, es una de las ETS más frecuentes en los EE. UU. Se da comúnmente entre los adolescentes y los adultos jóvenes sexualmente activos.

Causas

La infección es provocada por una bacteria denominada Chlamydia trachomatis . Se transmite al tener relaciones sexuales con una pareja infectada. Puede transmitirse durante el sexo oral, vaginal o anal.

Factores de riesgo

Los factores que incrementan su probabilidad de contraer clamidia son:

    
  • Edad: entre 15 y 25 años
  • Parejas sexuales múltiples
  • Tener relaciones sexuales sin condón
  • Historial clínico de enfermedades de transmisión sexual
  • Síntomas

    Es posible padecer esta infección y no manifestar síntomas. Muchas personas no saben que están infectadas. Si aparecen síntomas, se suelen manifestar entre una y tres semanas después del contagio.

    Los síntomas incluyen:

    En los hombres:

        
  • Secreción blanquecina o translúcida del pene
  • Sensación dolorosa al orinar
  • En las mujeres:

        
  • Secreción vaginal incrementada o anormal
  • Fuerte olor vaginal
  • Enrojecimiento o irritación vaginal
  • Dolor al orinar
  • Sangrado vaginal poco común
  • Dolor o sangrado durante y después de una relación sexual
  • Dolor abdominal
  • Las mujeres embarazadas pueden transmitir la clamidia a los recién nacidos durante el parto. La clamidia puede provocar conjuntivitis o neumonía al bebé.

    Transmisión de la infección de la madre al bebé

    DW00030_96472_1

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    Diagnóstico

    Los síntomas pueden ser muy similares a los de otra ETS, la gonorrea . Su médico intentará detectar la bacteria específica. Para esto, puede usar un hisopado de la secreción del pene o del cuello uterino. Este es el método más confiable para detectar esta bacteria. También se puede utilizar una muestra de orina. También pueden realizarle exámenes para detectar otras ETS, incluso VIH .

    Tratamiento

    La infección se trata con antibióticos, Si usted padece de clamidia, su médico le puede prescribir lo siguiente:

        
  • Azitromicina
  • Doxiciclina (Vibramycin)
  • Eritromicina
  • Ofloxacina
  • Es importante que tanto usted como su pareja se pongan bajo tratamiento antes de volver a tener relaciones sexuales. Toda la medicina debe administrarse como se indique. Si al terminar el tratamiento aún presenta síntomas, es posible que deban repetirse los análisis.

    La clamidia no tratada puede generar resultados serios:

    En los hombres:

        
  • Testículos: epididimitis , una afección dolorosa de los testículos que puede provocar esterilidad
  • Uretra: pueden formarse cicatrices en el interior, lo que puede dificultar la micción
  • Próstata: inflamación de la glándula prostática ( prostatitis )
  • Articulaciones: inflamación de las articulaciones ( síndrome de Reiter )
  • Recto: inflamación del recto (relación sexual anal)
  • Sistema genitourinario masculino

    Glándula prostática

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    En las mujeres:

        
  • Órganos reproductivos: enfermedad pélvica inflamatoria , puede incrementar el riesgo de esterilidad o de embarazo tubal
  • Recto: inflamación del recto (relación sexual anal)
  • Si se le diagnostica clamidia, siga las indicaciones de su médico.

    Prevención

    La manera más efectiva es no tener relaciones sexuales. Si es sexualmente activo, puede evitar la clamidia tomando las siguientes medidas de prevención:

        
  • Siempre use preservativos de látex durante una relación sexual.
  • Realícese análisis de rutina para detectar ETS.
  • Mantenga una relación monogámica. Asegúrese de que su pareja también sea monógama.
  • Realícese análisis con frecuencia para detectar ETS, especialmente si es menor de 25 años.
  • Otros métodos anticonceptivos pueden proporcionar algo de protección. El preservativo es el más confiable de todos.

    Si usted ya padece de clamidia, puede prevenir su transmisión por medio de lo siguiente:

        
  • Asegurarse de que todas las parejas sexuales se examinen y se traten
  • Abstenerse de las relaciones sexuales hasta que la infección haya desaparecido