Definición

Un ataque convulsivo tiene lugar cuando se producen determinados tipos de actividad eléctrica anormal en el cerebro. Durante los ataques, puede ocurrir lo siguiente:

    
  • Perder el conocimiento
  • Quedarse viendo fijamente en el espacio
  • Tener espasmos (sacudidas anormales de los músculos)
  • Experimentar sensaciones o emociones anormales
  • Cuando ocurren más de dos ataques, se denomina trastorno convulsivo. Esta afección se conoce como epilepsia.

    La epilepsia puede clasificarse según la parte del cerebro a la que afecta y los tipos de síntomas que ocasiona. Las categorías principales son las siguientes:

        
  • Epilepsia generalizada: surge en todo el cerebro, no en un punto específico
  • Epilepsia parcial (convulsión focal): comienza en determinadas áreas del cerebro
  • Células cerebrales (neuronas)

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    Causas

    Los ataques son provocados por el funcionamiento anormal del cerebro. La epilepsia puede comenzar a cualquier edad.

    En la mayoría de los casos, se desconoce qué ocasiona el mal funcionamiento. Algunas causas conocidas son:

        
  • En recién nacidos:     
  • Anomalías cerebrales congénitas (presentes desde el nacimiento)
  • Lesiones cerebrales que privan al cerebro de oxígeno
  • Trastornos metabólicos
  • Consumo de drogas de la madre
  • Infección
  • En bebés y niños:     
  • Ataque febril : causado por un pico de fiebre en el caso de bebés o niños muy pequeños
  • Tumor cerebral
  • Infecciones ( encefalitis , cerebritis, abscesos cerebrales)
  • En niños y adultos:     
  • Condiciones congénitas
  • Genética
  • Traumatismo craneal: causa frecuente (p. ej., conmociones , fractura de cráneo , falta de oxígeno a causa de un principio de ahogo )
  • Infecciones (p. ej., encefalitis , cerebritis, abscesos cerebrales)
  • ACV
  • Tumor cerebral
  • En ancianos:     
  • ACV
  • Traumatismo
  • Tumor cerebral
  • Enfermedades degenerativas (p. ej., enfermedad de Alzheimer )
  • Factores de riesgo

    Los siguientes factores de riesgo incrementan su probabilidad de padecer epilepsia:

        
  • Lesión cerebral previa: el trastorno suele desarrollarse un año después de la lesión
  • Infección cerebral previa
  • Tumor cerebral
  • Historial clínico de apoplejía
  • Antecedentes de ataques febriles complejos
  • Uso de ciertos medicamentos o drogas recreacionales
  • Interrupción de medicamentos, drogas recreacionales o alcohol
  • Sobredosis de drogas
  • Exposición a toxinas (p. ej., arsénico , plomo o monóxido de carbono )
  • Antecedentes familiares de epilepsia
  • Enfermedad de Alzheimer
  • Toxemia durante el embarazo
  • Anomalías químicas (escasez o exceso de sodio o glucosa en sangre y niveles bajos de calcio)
  • Insuficiencia hepática o insuficiencia renal
  • Presión arterial elevada grave sin tratamiento
  • Enfermedades crónicas (p. ej., lupus , panarteritis nudosa , porfiria , anemia drepanocítica , enfermedad de Whipple )
  • Sífilis
  • Si ya padece epilepsia, los siguientes factores pueden incrementar la probabilidad de tener un ataque:

        
  • Falta de sueño
  • Alcohol
  • Cambios hormonales (por ejemplo, durante ciertos momentos en el ciclo menstrual)
  • Estrés
  • Luces brillantes, en especial la luz estroboscópica
  • Consumo de determinados medicamentos
  • Omisión de dosis de medicamentos antiepilépticos
  • Síntomas

    Hay muchos tipos de trastornos convulsivos que desencadenan una variedad de síntomas, por ejemplo:

        
  • Aura: sensación al comienzo del ataque, que puede incluir la percepción de un olor o sonido extraño, ver manchas o tener sensaciones estomacales anormales
  • Mirada fija
  • Pérdida del conocimiento
  • Sacudidas repetidas de una extremidad
  • Convulsión generalizada con sacudidas incontrolables de los músculos de todo el cuerpo
  • Frotarse las manos
  • Relamerse los labios
  • Picarse la ropa
  • Percepción de un olor, sonido o gusto
  • Pérdida de control de la vejiga o intestinos
  • Estado postictal: estado de somnolencia, alteración de la respuesta y confusión que suele aparecer después de un ataque tónico-clónico generalizado y puede durar minutos, horas o días
  • Síntomas de la epilepsia generalizada:

        
  • Convulsión tónico-clónicas generalizadas: pérdida del conocimiento, sacudidas incontrolables de los músculos de todo el cuerpo
  • Convulsiones de ausencia: mirada fija, parpadeo o giro de los ojos
  • Síntomas de la epilepsia parcial:

        
  • Convulsiones parciales complejos o del lóbulo temporal:     
  • Puede perder contacto con la realidad, interrumpir una actividad intencionada y comenzar una serie de gestos automáticos (p. ej., relamerse los labios, retorcerse las manos o hurgarse la vestimenta).
  • Puede parecer un breve momento de confusión o falta de atención.
  • Puede incluir la percepción de visiones, sonidos u olores inusuales.
  • Ataques parciales simples:     
  • No conllevan la pérdida de contacto con la realidad ni la pérdida del conocimiento.
  • Una sola región del cuerpo puede moverse de forma incontrolable (p. ej., agitación de una pierna o de un brazo)
  • Puede incluir la percepción de un olor, sonido o gusto, o una emoción sin relación.
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. Es posible que deba consultar a un neurólogo, que es un médico especializado en el sistema nervioso y el cerebro.

    Las pruebas pueden incluir:

        
  • exámenes sanguíneos: para buscar niveles anormales de diferentes sustancias en la sangre
  • Electroencefalograma (EEG): examen que usa un sensor para evaluar la actividad eléctrica del cerebro
  • Imagen de resonancia magnética : examen que usa ondas magnéticas para tomar imágenes de las estructuras internas del cerebro
  • Tomografía computarizada (TC) : un tipo de radiografía que usa una computadora para obtener imágenes de las estructuras internas de la cabeza (se usa en algunos casos)
  • Punción lumbar : un examen del líquido cefalorraquídeo (LCR) de la parte inferior de la espalda, permite detectar una infección o hemorragia
  • Magnetoencefalografía (MEG): un dispositivo de obtención de imágenes que mide los campos magnéticos del cerebro
  • Tratamiento

    Los objetivos del tratamiento son:

        
  • Tratar la causa subyacente (si se conoce)
  • Prevenir los ataques: con medicamentos, cirugía o tratamientos especiales
  • Evitar los factores que estimulan los ataques
  • Medicamentos antiepilépticos

    Existe una gran variedad de medicamentos que se pueden utilizar. Algunos de éstos incluyen:

        
  • Fentoína .
  • Diazepam
  • Lorazepam
  • Carbamacepina    
  • Algunos pacientes de descendencia asiática pueden ser más propensos a sufrir reacciones peligrosas, y hasta fatales, a este medicamento. Si es de descendencia asiática, la FDA recomienda que se realice una evaluación en antes de recibir este fármaco. Si ha estado recibiendo este medicamento por algunos meses sin experimentar reacciones cutáneas, no presenta un riesgo elevado de desarrollar estas reacciones. Consulte con el médico antes de dejar este medicamento.
  • Ácido valproico
  • Levetiracetam
  • Gabapentina
  • Fenobarbital
  • Etosuximida
  • Clonazepam
  • Primidona
  • Oxcarbazepina
  • Lamotrigina
  • Topiramato
  • Felbamato
  • Tiagabina
  • Zonisamida
  • Pregabalina
  • Lacosamida
  • Hormona adrenocorticotrópica (ACTH)
  • Vigabatrina (aprobada para el uso en lactantes)
  • Estos medicamentos pueden ser indicados solos o en combinación.

    Cirugía

    Si los medicamentos no funcionan o los efectos secundarios son muy graves, puede necesitarse cirugía. La cirugía implica la extirpación del foco del ataque, es decir, la región del cerebro que se identificó como el lugar donde empieza el ataque. La cirugía sólo es una alternativa para aquellas personas en quienes la enfermedad afecta regiones del cerebro bien localizadas.

    Estimulación del nervio vago

    Se implanta un dispositivo en el pecho que emite una estimulación eléctrica intermitente al nervio vago. No está claro cómo funciona, pero de alguna manera, previene los ataques o disminuye su frecuencia. Puede ser necesario utilizar medicamentos, aunque en una dosis menor.

    Dieta ketogénica

    Es una dieta muy estricta rica en lípidos y baja en carbohidratos y proteínas. Esta dieta mantiene el equilibrio químico corporal en ketosis. La ketosis disminuye la frecuencia de los ataques. Se desconoce la razón de este efecto. La dieta ketogénica tiene mejores efectos en los niños, aunque es menos eficaz para los adultos.

    Modificación de la actividad

    Si padece epilepsia, puede tomar las siguientes medidas para disminuir la probabilidad de sufrir un ataque:

        
  • Dormir lo suficiente.
  • Evite el consumo excesivo de alcohol. El alcohol puede aumentar la probabilidad de sufrir ataques.
  • Evitar la hiperventilación.
  • Evitar asistir a lugares donde se utilizan luces fuertes o estroboscópicas.
  • Utilizar un brazalete de alerta médica. De esa manera, si tiene un ataque, quienes lo rodeen entenderán qué sucede y podrán tomar las medidas adecuadas para ayudarlo.
  • Llevar un registro de los ataques donde registre qué sucedía a su alrededor en el momento del ataque. Esto ayudará a identificar el disparador del ataque.
  • Tomar los medicamentos según se haya indicado.
  • Prevención

    No hay formas conocidas para prevenir todos los tipos de epilepsia. Puede tomar medidas para prevenir lesiones cerebrales que pudieran provocar los ataques:

        
  • Siempre utilice un casco cuando ande en bicicleta, patines, patineta o motocicleta.
  • Utilice elementos de protección para la cabeza siempre que practique deportes de contacto.
  • No bucee en profundidades que puedan ser peligrosas.
  • Siempre utilice cinturón de seguridad.
  • Evite el uso de drogas recreativas.
  • Si su hijo tiene fiebre alta, busque asistencia de inmediato.
  • Reciba cuidado prenatal. Si tiene presión arterial alta durante el embarazo, obtenga el tratamiento adecuado.
  • Si usted tiene una condición crónica, obtenga la atención adecuada.
  • Si tiene un trastorno epiléptico muy grave, es posible que necesite realizar algunos cambios para prevenir lesiones graves, por ejemplo:

        
  • Según su condición, evite conducir.
  • No nade ni se bañe solo.
  • No trabaje sobre escaleras o cornisas.
  • Evite o modifique las actividades deportivas.
  • Hable con su médico sobre estos temas.