Definición

La ictericia es la pigmentación amarillenta de la piel, las mucosas y el blanco de los ojos.

Causas

La ictericia ocurre cuando aparecen brotes excesivos de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es una sustancia de color marrón amarillento que se encuentra en la bilis. La bilis es un líquido que transporta los productos de desecho y la bilirrubina desde el hígado. Esto ayuda también a eliminar la grasa del intestino delgado. Se forma durante el proceso natural del cuerpo en el que se descomponen los glóbulos rojos.

Existen numerosas razones por las cuales se puede formar un exceso de bilirrubina en la sangre. Estos incluyen:

    
  • Exceso de eliminación de glóbulos rojos, lo cual puede ocurrir cuando:     
  • Ciertas formas de anemia
  • Algunas enfermedades infecciosas como malaria
  • Un bloqueo dentro o cerca del hígado, el cual controla el flujo de la bilis, tal como:     
  • Cálculos biliares o pancreatitis
  • Un tumor en el hígado o el ducto biliar
  • Cáncer pancreático
  • Defectos congénitos
  • En el embarazo
  • Hígado, vesícula biliar y ductos biliares

    Imagen de Nucleus

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

  • Daño al hígado causado por:     
  • Hepatitis viral
  • Cirrosis
  • Enfermedad hepática alcohólica
  • Efectos adversos de ciertos medicamentos o de toxinas del medio ambiente
  • En bebés, cantidades insuficientes de cierta enzima del hígado durante las primeras dos semanas de vida
  • Trastornos metabólicos hereditarios, incluidos los síndromes de Gilbert Crigler-Nager y Dubin-Johnson
  • Factores de riesgo

    Los factores que pueden aumentar las probabilidades de padecer ictericia son similares a los factores de riesgo de sufrir trastornos hepáticos y de la vesícula biliar. Pueden incluir:

        
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Consumo de drogas ilegales
  • Consumo de medicamentos que puedan dañar el hígado
  • Exposición a hepatitis A , hepatitis B y hepatitis C
  • Exposición a ciertas sustancias químicas industriales
  • Síntomas

    La ictericia puede ser un indicio de otra condición o enfermedad. Además de la ictericia, es posible que experimente otros síntomas. Los síntomas pueden incluir:

        
  • Fatiga
  • Picazón
  • Fiebre o escalofríos.
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Diagnóstico

    El médico le hará preguntas acerca de sus síntomas y su historia clínica. Se le realizará un examen físico. A fin de diagnosticar cuál es la causa de la ictericia, el médico puede recomendar algunas pruebas. Las pruebas pueden incluir:

        
  • Análisis de sangre
  • Ultrasonido
  • Tomografía computarizada (CT)
  • Colangiografía
  • Colangiopancreatografía endoscópica retrógrada (CPER)
  • Laparoscopia
  • Biopsia de hígado
  • Tratamiento.

    En muchos otras clases de ictericia, puede tratarse la condición específica que la causa. Existen muchos tratamientos que pueden ser usados para los problemas de hígado y de vesícula dependiendo de la condición exacta. Estos incluyen:

        
  • Evitar la sustancia (p. ej., alcohol o un medicamento) que origina la condición
  • Localizar la causa de la anemia
  • Tomar medicamentos para tratar enfermedades infecciosas
  • Quitar las obstrucciones del ducto biliar ocasionadas por:     
  • Existentes tumores
  • Extraer los cálculos en la vesícula
  • Extirpar la vesícula biliar
  • Tratar la pancreatitis
  • La ictericia en recién nacidos leve es frecuente y, por lo general, desaparece sin tratamiento. Si la concentración de bilirrubina supera un nivel determinado, el bebé puede recibir fot , un tratamiento con una luz ultravioleta especial. En el síndrome de Gilbert, la ictericia tiende a desaparecer sin tratamiento.

    Si se le diagnostica ictericia, siga las indicaciones de su médico.

    Prevención

    La prevención depende del trastorno que cause la ictericia. Es posible que usted no sea capaz de prevenir alguna de las afecciones. Sin embargo, puede seguir los pasos descritos a continuación para disminuir la posibilidad de desarrollar una enfermedad hepática:

        
  • Limite el consumo de alcohol a no más de dos tragos por día, en caso de los hombres, y de un trago por día en el caso de las mujeres.
  • Tena cuidado al mezclar alcohol con medicamentos de venta bajo receta y de venta libre.
  • Evite la exposición a productos químicos.
  • No use drogas ilícitas.
  • No comparta agujas o equipo nasal para combatir los ronquidos.
  • Tenga relaciones sexuales con protección.
  • Para reducir el riesgo de hepatitis A, vacúnese contra la hepatitis A .
  • Para reducir el riesgo de hepatitis B, vacúnese contra la hepatitis B .