Definición

Esta afección provoca la infección e inflamación del oído medio. El oído medio se localiza detrás del tímpano.

El oído medio

Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Esta afección es causada por bacterias y virus, por ejemplo:

    
  • Streptococcus pneumoniae (más frecuente)
  • Haemophilus influenzae
  • Moraxella (Branhamella) catarrhalis
  • Streptococcus pyogenes (menos frecuente)
  • Factores de riesgo

    Estos factores aumentan las probabilidades de desarrollar una infección del oído medio:

        
  • Infección vírica reciente (p. ej., resfrío )
  • Sinusitis reciente
  • Edad: bebés y niños pequeños
  • Estación: invierno
  • Asistencia a una guardería
  • Bebés alimentados con leche maternizada
  • Afecciones médicas que pueden causar anomalías en la trompa auditiva, como:     
  • Paladar hendido
  • Síndrome de Down
  • Antecedentes de alergias (alergias ambientales, alergias a los alimentos [leche )
  • Enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Bebés cuyas madres bebieron alcohol durante el embarazo
  • Exposición al humo como fumador pasivo; por lo general, de cigarros, aunque también de la cocción y de la calefacción con leña
  • Informe al médico si tiene alguno de estos factores de riesgo.

    Síntomas

    Los síntomas incluyen:

        
  • Dolor de oído (los bebés pueden tirar de las orejas o frotarse el rostro)
  • Fiebre
  • Irritabilidad
  • Pérdida de la audición (puede ser sólo temporal, debido a la acumulación de líquido)
  • Disminución del apetito, dificultad para alimentarse
  • Perturbación del sueño
  • Drenaje del oído
  • Problemas de equilibrio
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de los síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. La mayoría de las infecciones del oído medio pueden diagnosticarse al inspeccionar el oído con un instrumento con luz llamado otoscopio.

    El médico verá si hay líquido o pus detrás del tímpano. Un pequeño tubo y una bombilla pueden adherirse al otoscopio. Esto se hace para soplar una bocanada suave de aire dentro del oído. La bocanada ayuda a que el médico pueda ver si el tímpano se mueve con normalidad.

    Otras pruebas pueden incluir:

        
  • Timpanocentesis: se utiliza para drenar líquido o pus desde el oído medio con una aguja y también para verificar la existencia de bacterias
  • Timpanometría: mide la presión en el oído medio y la sensibilidad del tímpano y también se utiliza para verificar la existencia de líquido o pus
  • Prueba auditiva : puede realizarse si tuvo varias infecciones de oído
  • Tratamiento

    Los tratamientos incluyen:

    Medicamentos

    Con frecuencia, se utilizan antibióticos para tratar las infecciones del oído. Los ejemplos incluyen:

        
  • Amoxicilina (Amoxil, Polymox)
  • Clavulanato (Augmentin)
  • En ciertas ocasiones, se utilizan los siguientes medicamentos:

        
  • Cefalosporinas (cefprozilo, cefdinir, cefpodoxima, ceftriaxona)
  • Sulfamidas (Septra, Bactrim, Pediazole)
  • Debido a que las bacterias desarrollan una resistencia a los antibióticos, los médicos pueden adoptar un enfoque que implique "esperar y observar". En ciertos casos, el médico puede recetar un antibiótico para su hijo y pedirle que utilice el medicamento si el dolor o la fiebre persisten una cierta cantidad de días. Este enfoque es eficaz. *

    Algunas infecciones del oído son provocadas por virus. Este tipo de infecciones no se aliviará más rápido con antibióticos. La mayoría de las infecciones del oído medio (incluso las bacterianas) tienden a mejorar sin tratamiento en dos a tres días.

    Calmantes de venta sin receta

    Los calmantes pueden ayudar a aliviar el dolor, la fiebre y la irritabilidad. Éstos incluyen:

        
  • Paracetamol
  • Ibuprofeno
  • Nota: No se recomienda administrar aspirina a niños con una infección viral reciente o actual. Consulte con el médico antes de administrar aspirina a un niño.
  • No se recomienda el uso de descongestivos y antihistamínicos para tratar una infección del oído.

    Gotas para los oídos

    Las gotas para los oídos pueden ayudar a aliviar el dolor. Si existe alguna posibilidad de que se haya lesionado el tímpano, no utilice gotas para los oídos.

    Miringotomía

    La miringotomía es una cirugía que se lleva a cabo para abrir el tímpano. Se realiza un corte diminuto en el tímpano para drenar líquido y pus.

    Si se le diagnostica una infección del oído, siga las instrucciones del médico.

    Prevención

    Para reducir el riesgo de contraer una infección del oído:

        
  • Evite la exposición al humo.
  • Amamante a su bebé al menos durante los primeros seis meses.
  • Intente evitar que el bebé use un chupete.
  • Si lo alimenta con biberón, sostenga la cabeza del bebé tanto como sea posible. No deje el biberón en la cuna junto al bebé.
  • Realice pruebas para verificar alergias.
  • Trate las afecciones relacionadas, como la ERGE.
  • Lávese bien las manos .
  • Asegúrese de que su hijo haya recibido las vacunas. La vacuna antineumocócica puede reducir el riesgo de contraer infecciones del oído medio.
  • Tenga en cuenta la aplicación de una vacuna antigripal .
  • Si su hijo tiene antecedentes de infecciones del oído, consulte con el médico acerca del uso de antibióticos a largo plazo. Esto se utiliza en ciertos casos.
  • Consulte con el médico acerca de los tubos de timpanostomía. Estos tubos ayudan a ecualizar la presión detrás del tímpano.
  • Las vegetaciones adenoides grandes pueden interferir con las trompas auditivas. Pegunte al médico de su hijo acerca de la extirpación de las vegetaciones .