Definición

El raquitismo es una enfermedad que se debe a una deficiencia de vitamina D en los niños. Esto hace que los huesos se ablanden y se debiliten.

Raquitismo

Imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

El raquitismo ocurre cuando no hay suficiente vitamina D o calcio en el organismo del niño. Esto podría ocurrir cuando:

    
  • El suministro de vitamina D proveniente de la alimentación y de la exposición al sol es insuficiente.
  • El modo en que el organismo procesa la vitamina D no es normal.
  • El tejido no responde a la acción de la vitamina D.
  • La vitamina D controla la manera en que el organismo absorbe el calcio. También controla los niveles de calcio y fosfato en los huesos. El intestino absorbe la vitamina D que proviene de la comida. La vitamina D también es producida por la piel durante la exposición a la luz solar.

    Generalmente, el raquitismo se produce debido a una deficiencia de vitamina D. Esto puede deberse a lo siguiente:

        
  • Insuficiencia de vitamina D en la alimentación. En niños, esto puede estar relacionado a:     
  • Ingesta insuficiente de leche fortificada con vitamina D.
  • Ingesta insuficiente de suplementos de vitamina D en los niños que toman leche materna o en los niños con intolerancia a la lactosa.
  • A la falta de exposición a la luz solar
  • Con menor frecuencia, el raquitismo puede deberse a otros trastornos que afectan la absorción, la transformación o la acción de la vitamina D en el organismo, por ejemplo:

        
  • Problemas renales:     
  • Una enfermedad de riñón hereditaria llamada raquitismo resistente a la vitamina D
  • Acidosis tubular renal: nefropatía no hereditaria que hace que se disuelva el calcio de los huesos
  • Insuficiencia renal crónica
  • Diálisis renal a largo plazo
  • Enfermedades del intestino delgado con absorción insuficiente
  • Alteraciones en el hígado o enfermedades del páncreas
  • Cáncer
  • Algunos medicamentos, por ejemplo:     
  • Ciertos medicamentos antiepilépticos, como fenitoína o fenobarbital
  • Acetazolamida
  • Cloruro de amonio
  • Disodium etidronate
  • Tratamiento con fluoruro
  • Intoxicación o envenenamiento por:     
  • Cadmio
  • Plomo
  • Aluminio
  • Tetraciclina caducada
  • Factores de riesgo

    Entre los factores que pueden aumentar las probabilidades de que su hijo padezca raquitismo, se incluyen los siguientes:

        
  • Falta de exposición al sol
  • Edad (niños): 6 a 24 meses    
  • Bebés amamantados: la leche materna tiene bajo contenido de vitamina D
  • Bebés que no beben suficiente leche maternizada fortificada con vitamina D
  • Niños que no beben suficiente leche fortificada con vitamina D
  • Intolerancia a la lactosa acompañada de bajo consumo de leche fortificada con vitamina D
  • Antecedente familiar de raquitismo
  • Raza: afroamericanos, especialmente quienes amamantan
  • Determinadas enfermedades crónicas que derivan en una mala absorción de calcio o en la pérdida de este
  • Síntomas

    Los síntomas pueden incluir:

        
  • Dolor de hueso y sensibilidad
  • Deformidades del esqueleto y/o del cráneo
  • Piernas arqueadas o rodillas malformadas
  • Deformidad o curvatura en la columna
  • Pecho de paloma: tórax que sobresale
  • Crecimiento deficiente, ocasionando baja estatura
  • Fracturas óseas
  • Deformidades dentales
  • Formación dental retrasada
  • Defectos dentales
  • Aumento de caries
  • Pérdida de apetito o de peso
  • Dificultad para dormir
  • Desarrollo empobrecido del tono muscular
  • Debilidad muscular
  • Marcha lenta al caminar
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de los síntomas y el historial clínico de su hijo. Se le realizará un examen físico.

        
  • Es posible que se analicen los líquidos corporales y los huesos de su hijo. Esto puede realizarse por medio de:     
  • Análisis de sangre
  • Análisis de orina
  • Biopsia ósea (cuando las otras pruebas no son concluyentes)
  • Es posible que se tomen imágenes de las estructuras internas del cuerpo de su hijo. Esto se puede realizar mediante una radiografía.
  • Tratamiento

    El tratamiento intenta:

        
  • Corregir las causas subyacentes
  • Aliviar o revertir los síntomas
  • Tratar las causas subyacentes

    El tratamiento de las causas subyacentes podría incluir:

        
  • Agregar lo siguiente a la alimentación de su hijo:     
  • Productos lácteos fortificados con vitamina D
  • Alimentos con alto contenido de vitamina D, como pescados grasos, yema de huevo y verduras verdes
  • Alimentos con alto contenido de calcio
  • Suplementos de vitamina D, calcio y otros minerales
  • Vitamina D biológicamente activa
  • Una exposición adecuada a la luz del sol, sin excesos
  • Evitar medicamentos que puedan causar una absorción deficiente de calcio
  • Tratar enfermedades subyacentes
  • Tratamiento de los síntomas

    El tratamiento para aliviar o corregir los síntomas puede incluir:

        
  • Usar aparatos que reduzcan o prevengan las deformidades de los huesos
  • Cirugía, en casos severos, para corregir la deformidad ósea
  • Prevención

    Para prevenir el raquitismo, su hijo debe hacer lo siguiente:

        
  • Tomar leche fortificada con vitamina D.
  • Consumir suficiente vitamina D, calcio y otros minerales. Si cree que la alimentación de su hijo puede ser deficiente, hable con el médico sobre otras fuentes de vitaminas y minerales.
  • Expóngalo al sol lo suficiente, sin excesos. En general, 15 minutos por día es suficiente. Cualquier exposición más extensa que la recomendada requiere de protección solar, ya sea con ropa o filtro solar, en particular en lactantes y niños de piel clara. El riesgo de raquitismo es cada vez mayor en niños de piel oscura, por lo que podrían necesitar mayor exposición al sol y complementar su dieta con suplementos de vitamina D.
  • Es posible que los bebés que toman leche materna y los que toman una cantidad insuficiente de leche maternizada fortificada con vitamina D necesiten un suplemento desde los primeros días de vida. Los niños que no reciben al menos 400 unidades de vitamina D a través de la dieta también pueden necesitar suplementos. Hable con el médico para asegurarse de que su hijo recibe la cantidad de vitamina D necesaria.