Definición

El trastorno afectivo estacional (TAE) es un tipo de depresión. Este se asocia a los cambios estacionales de la luz. Lo más común es que ocurra a fines del otoño y que se prolongue hasta finales del invierno y durante la primavera. El TAE es más que simplemente estar triste; interfiere en las funciones cotidianas normales durante este período.

Cerebro, el órgano psicológico

cerebro, rostro, cráneo

El TAE puede ser provocado por cambios en las hormonas y la composición química del cerebro.

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Las causas del TAE no son completamente claras. Entre algunos de los factores que pueden estar relacionados, se incluyen los siguientes:

    
  • Menor cantidad de luz solar: esto afecta los relojes internos, lo que produce un reajuste de las hormonas y de las sustancias químicas del cerebro.
  • Cambios en los niveles de melatonina: la melatonina cumple una función importante en la regulación del sueño y del estado de ánimo; los niveles de melatonina en el cerebro pueden verse afectados por la menor cantidad de luz diurna debida a los cambios de estación.
  • Cambios en los niveles de serotonina: la serotonina es un precursor de la melatonina que también es afectado por la luz. También se lo conoce por su función en la regulación del estado de ánimo.
  • Factores de riesgo

    El TAE es más frecuente en las mujeres que en los hombres y suele aparecer en los adultos jóvenes. Las personas que viven en latitudes norte también tienen un mayor riesgo de padecer TAE. En personas con antecedentes de depresión o de trastorno bipolar, la depresión puede empeorar según la estación.

    Síntomas

    Los síntomas aparecen y alcanzan su punto máximo durante los meses de invierno. A medida que se acercan la primavera y el verano, los síntomas desaparecen. El TAE puede provocar lo siguiente:

        
  • Estado de ánimo depresivo, sentimientos de tristeza
  • Fatiga, falta de energía
  • Irritabilidad
  • Dormir demasiado o insomnio
  • Aislamiento social
  • Dificultad para concentrarse
  • Reducción del apetito sexual
  • Comer en exceso
  • Aumento de peso
  • Ansias de dulces y comidas ricas en carbohidratos
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará una exploración física y un examen psicológico.

    Solo se diagnostica TAE si tiene algunos de los síntomas mencionados anteriormente y, además, se cumplen los siguientes criterios:

        
  • Los síntomas ocurrieron anualmente durante, al menos, los últimos dos años.
  • No sufrió ninguna depresión mayor no estacional durante el mismo período.
  • Ha encontrado alivio completo de sus síntomas durante los meses del verano
  • Tratamiento

    Terapia con Luz

    En la terapia con luz, se aplica un tipo especial de luz al cuerpo. La terapia consiste en sentarse a pocos metros de una luz muy brillante por una determinada cantidad de tiempo cada día, por lo general, durante las mañanas. Será capaz de leer o trabajar durante la terapia mientras sus ojos se mantienen abiertos. Por lo general, el tratamiento dura alrededor de 30 minutos por día.

    Existen pruebas de que la terapia con luz puede llegar a ser tan efectiva como la terapia con antidepresivos, pero con menos efectos secundarios.

    No son recomendables las cámaras de bronceado como una fuente de terapia de iluminación. Estas proveen luz ultravioleta, la cual puede incrementar el riesgo de cáncer. Incluso no se ha comprobado que sean efectivas para el tratamiento del TAE.

    Mucha gente ha descubierto que es de mucha ayuda salir a dar una caminata al aire libre.

    Medicamentos antidepresivos

    Es posible que el médico le recete suplementos o antidepresivos.

    Psicoterapia

    Los terapeutas pueden ayudarlo a aprender formas para manejar el estrés y los síntomas del TAE.

    La terapia cognitivo-conductual puede usarse para cambiar sus patrones de pensamiento. Esto le permitirá darse cuenta de cómo reacciona ante los síntomas. De esta manera, aprenderá a cambiar su forma de pensar para pode reaccionar de forma diferente. Esto puede reducir los síntomas del TAE.

    Prevención

    Si sufrió TAE todos los años, es posible que el médico le sugiera métodos para ayudar a prevenir los síntomas. Por ejemplo, el bupropión en versión de liberación prolongada o la terapia con luz pueden utilizarse para evitar la aparición de los síntomas del TAE si dichos tratamientos comienzan antes de que se manifiesten los síntomas depresivos.