Definición

La automutilación o la autolesión es cualquier daño realizado por una persona sobre su propio cuerpo sin la intención de suicidarse. La automutilación es un acto compulsivo que se puede llevar a cabo para liberarse de dolor emocional, furia o ansiedad , para revelarse en contra de la autoridad, para jugar con comportamientos arriesgados o para sentirse en control. En algunos casos, el comportamiento no tiene relación con el control emocional sino con un trastorno neurológico o metabólico.

Este comportamiento no es aceptado socialmente, ni es parte de una tradición religiosa o forma de arte.

Causas

La automutilación es un trastorno grave del control de los impulsos que a menudo se asocia con otros trastornos psiquiátricos, por ejemplo:

    
  • Trastorno de personalidad limítrofe (más común)
  • Depresión
  • Abuso de sustancias ( alcoholismo o consumo de drogas )
  • Trastornos alimenticios ( anorexia o bulimia )
  • Psicosis
  • Trastornos de personalidad antisocial
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Cerebro, el órgano psicológico

    Cerebro

    La automutilación suele estar asociada con trastornos psiquiátricos que pueden ser causados por desequilibrios químicos en el cerebro.

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    También puede relacionarse con trastornos neurológicos o metabólicos como:

        
  • Siringomielia (trastorno que causa la formación de quistes en la columna vertebral)
  • Síndrome de Tourette (trastorno neurológico)
  • Autismo (trastorno que provoca problemas sociales, conductuales y del habla)
  • Síndrome de Lesch-Nyhan (trastorno genético)
  • Factores de riesgo

    Estos factores aumentan la probabilidad de desarrollar esta afección. Informe al médico si presenta alguno de los siguientes factores de riesgo:

        
  • Abuso sexual, físico o emocional durante la niñez
  • Violencia o algún otro abuso de familiares en el hogar
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Reclusión en prisión
  • Sexo: femenino
  • Edad: adolescencia
  • Retraso mental
  • Autismo
  • Ciertos trastornos metabólicos
  • Síntomas

    Los síntomas de la automutilación varían. Los síntomas más comunes son:

        
  • Cortarse la piel con objetos filosos (lo más común)
  • Escarbarse o quemarse la piel
  • Rascarse o autogolpearse
  • Picarse con agujas
  • Golpearse la cabeza
  • Presionarse los ojos
  • Morderse el dedo, los labios o el brazo
  • Jalarse los cabellos
  • Picarse la piel
  • Rara vez, en casos muy severos, la automutilación puede incluir:

        
  • Huesos rotos
  • Amputación
  • Castración
  • Suicidio
  • Diagnóstico

    La automutilación puede ser difícil de diagnosticar. Con frecuencia, las personas que se automutilan se sienten culpables o avergonzados por su conducta e intentan ocultarlo. Un doctor puede ser el primero en ver el daño físico causado por la automutilación. Para ser diagnosticado, los síntomas deben presentar el siguiente criterio:

        
  • Preocupación por el daño físicamente provocado
  • Imposibilidad para resistirse a las conductas autodañinas que resultan en lesiones de tejido
  • Incremento de la tensión previa a la autolesión una y sensación de alivio después del acto
  • No tener una intención suicida en la automutilación
  • Para realizar un diagnóstico preciso, el psicólogo o psiquiatra evaluará otras condiciones, como trastornos de personalidad o del estado de ánimo, y la presencia de ideas suicidas.

    Tratamiento

    El tratamiento suele ser médico y psicológico, e incluye la administración de medicamentos.

    Tratamiento Médico

    Un médico evaluará si se requiere atención inmediata para prevenir mayores daños por ingestión, heridas u otro tipo de daños corporales.

    Evaluación psicosocial

    Se puede evaluar la capacidad mental, los niveles de angustia y las enfermedades mentales de una persona.

    Tratamiento Psicológico

    El tratamiento psicológico puede llevarse a cabo de forma individual o grupal. Generalmente, el tratamiento está dirigido a tratar la dificultad emocional, el trauma o el trastorno subyacente. También puede incluir terapia cognitiva conductual .

    Medicamentos

    El tratamiento incluye:

        
  • Antidepresivos
  • Antipsicóticos
  • Reguladores del estado de ánimo
  • Anticonvulsivos
  • Prevención

    La mejor medida preventiva es buscar ayuda profesional tan pronto como sea posible cuando haya depresión, trauma, problemas emocionales u otros trastornos que puedan llevar a la automutilación.