Definición

El herpes zóster es una infección dolorosa que afecta a los nervios y la piel.

Causas

Es provocado por el virus varicela zóster. Es el mismo virus que causa la varicela . El herpes zóster aparece en las personas que han tenido varicela. Después de causar la primera infección de varicela, el virus no se elimina por completo del organismo. Parte del virus restante se asienta en las raíces nerviosas cerca de la médula espinal. Al reactivarse, el virus viaja por las vías nerviosas hasta llegar a la piel. Allí, causa dolor y sarpullido.

Ampollas de herpes zóster

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de riesgo

Estos factores de riesgo aumentan la probabilidad de desarrollar herpes zóster. Informe al médico si presenta alguno de los siguientes factores de riesgo:

    
  • Edad: 50 años o mayor (Las mujeres son más susceptibles).
  • Sistema inmunitario deficiente:     
  • Personas infectadas por el VIH
  • Personas que tienen linfoma o leucemia .
  • Fatiga excesiva
  • Estrés físico o psicológico
  • Radioterapia
  • El herpes zóster puede presentarse en las personas cuyo único factor de riesgo conocido es la edad.

    El herpes zóster no suele transmitirse de una persona a otra. Pero una persona que nunca ha tenido varicela y que nunca recibió la vacuna contra la varicela puede contraerla si está en contacto prolongado con una que tiene herpes zóster. La cobertura de las lesiones de herpes zóster con una venda reduce el riesgo de contagiar a otras personas.

    Síntomas

    Si tiene alguno de estos síntomas, no considere que se deba al herpes zóster. Estos síntomas podrían ser causados por otras afecciones. Informe al médico si presenta alguno de los siguientes síntomas:

        
  • Exantema:     
  • Erupción ligeramente abultada de color rojo en forma de banda o parche. Con frecuencia, está cubierta por pequeñas ampollas que contienen líquido
  • Se desarrolla en un solo lado del cuerpo. En general, no pasa de la parte media
  • Se puede propagar a diversas partes del cuerpo y se conoce como zóster “diseminado” (en casos graves)
  • Las ampollas se secan y se vuelven costras (después de varios días)
  • En la mayoría de los casos, afecta el torso y la cara
  • Puede afectar los ojos (en casos graves), lo cual puede ser potencialmente mortal
  • Dolor en la zona de la piel donde se produce el sarpullido (por lo general, intenso)
  • Hormigueo o comezón en la piel, que puede comenzar pocos días antes de que aparezca el sarpullido
  • Sensibilidad inusual en la piel de las áreas afectadas
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio
  • El sarpullido desaparece en tres semanas. El dolor puede continuar durante meses o años después de la curación del sarpullido. Eso se denomina neuralgia posherpética (NPH). Es difícil tratar el dolor de la NPH. También puede ser muy intenso.

    Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. El médico puede diagnosticar la erupción por su aspecto. Puede sacar líquido de las ampollas para analizarlo, pero esto no es común.

    Tratamiento

    El herpes zóster no se cura. El tratamiento se concentra en:

        
  • Aliviar los síntomas .
  • Acelerar la recuperación
  • Prevenir la NPH
  • Aliviar la comezón y el dolor

    Para aliviar la comezón, se puede usar:

        
  • Loción de calamina
  • Compresas húmedas
  • Baños frecuentes de avena
  • Medicamentos de venta sin receta para el alivio del dolor:

        
  • Medicamentos que se toman por vía oral, como paracetamol (Tylenol) , ibuprofeno (Advil) y naproxeno (Aleve)
  • Capsaicina , una sustancia derivada del pimiento picante (tópica)
  • El médico puede recetarle fármacos para aliviar el dolor en caso de que los de venta sin receta no generen el efecto previsto.

    Antivirales

    Algunos antivirales pueden controlar el herpes zóster y cambiar la forma en que se reproduce el virus en las células nerviosas. Esos medicamentos incluyen:

        
  • Aciclovir (Zovirax)
  • Famciclovir (Famvir)
  • Valaciclovir (Valtrex)
  • La terapia antiviral puede reducir la duración de un episodio de herpes zóster. Pero deberá iniciarla de 48 a 72 horas después de la aparición de los síntomas.

    Esteroides

    Si su sistema inmunitario funciona normalmente, el médico puede recetarle un breve tratamiento con medicamentos esteroideos (p. ej., prednisona ).

    Neuralgia posherpética

    La única manera efectiva de reducir el riesgo y la gravedad de la neuralgia posherpética es vacunarse para prevenir el herpes zóster.

    Existen otros tratamientos en caso de que efectivamente aparezca la neuralgia posherpética:

        
  • Antidepresivos tricíclicos
  • Gabapentina , un anticonvulsivo (también se usa para tratar la NPH)
  • Pregabalina : aprobado para la NPH
  • Analgésicos, incluso los opiáceos de acción prolongada (narcóticos), y Tramadol
  • Crema de capsaicina
  • Parche Lidoderm, una presentación de lidocaína (anestésico local) transdérmica
  • Bloqueadores nerviosos: inyecciones cerca de los nervios para proporcionar alivio temporal del dolor
  • Electroestimulación nerviosa transcutánea (EENT): un dispositivo que genera impulsos eléctricos de bajo nivel en la superficie de la piel
  • Inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS)
  • Prevención

    La vacuna contra el herpes zóster (Zostavax) se recomienda para personas de 60 años y más. La vacuna disminuye la probabilidad de contraer herpes zóster y reduce de manera significativa la gravedad de la neuralgia posherpética si se produjera el contagio. La vacuna es más efectiva en las personas que tienen entre 60 y 69 años y reduce la probabilidad de contraer herpes zóster en aproximadamente un 50%.

    Si tiene herpes zóster, tome estas medidas para evitar transmitir la varicela a otros:

        
  • Mantenga cubiertas todas las ampollas con una venda hasta que estén secas y con costra.
  • Si es un trabajador de asistencia sanitaria, no vuelva a trabajar hasta que las ampollas estén secas y con costra.
  • Evite el contacto con personas que están en riesgo de contraer varicela grave, como:     
  • Mujeres embarazadas
  • Bebés prematuros
  • Personas que tienen un sistema inmunitario comprometido (p. ej. cáncer, VIH )