Definición

La apnea del sueño es una condición en la cual la respiración se interrumpe constantemente mientras se duerme. El período por el que se detiene o disminuye la respiración suele ser de 10 a 30 segundos. Cuando estos episodios se repiten constantemente, la apnea nocturna puede afectar la calidad del sueño.

Vías Respiratorias Tapadas

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Hay tres tipos de episodios respiratorios:

    
  • Apnea obstructiva: provocada por un bloqueo temporal, parcial o total de las vías respiratorias
  • Apnea central: provocada por la imposibilidad temporal de hacer un esfuerzo para respirar
  • Apnea mixta: combinación de los dos primeros tipos
  • Factores de riesgo

    Estos factores incrementan su probabilidad de desarrollar apnea del sueño. Informe al médico si presenta alguno de los siguientes factores de riesgo:

        
  • Sexo masculino
  • Sobrepeso
  • Edad: mediana edad o edad avanzada
  • Antecedentes familiares de apnea
  • Deformaciones estructurales de la nariz, garganta u otra parte del tracto respiratorio. Los ejemplos incluyen:     
  • Pólipos
  • Orificios nasales muy agrandados
  • Tabique nasal desviado
  • Hipotiroidismo
  • Medicamentos: sedantes y estimuladores del sueño
  • Consumo de alcohol
  • Tabaquismo
  • Síntomas

    Los síntomas incluyen:

        
  • Fatiga y sueño durante el día
  • Ronquidos fuertes
  • Interrupciones de la respiración durante la noche (notadas por la pareja)
  • Despertarse repetidamente durante la noche
  • Sueño no refrescante
  • Dolores de cabeza al despertar
  • Falta de concentración o problemas de memoria
  • Irritabilidad o carácter explosivo
  • Además, los pacientes con apnea del sueño crónica no tratada pueden tener riesgo de sufrir accidentes vehiculares, depresión , hipertensión y señales de enfermedad cardiaca.

    Diagnóstico

    Se realiza un estudio de una noche de sueño para ayudar a diagnosticar la apnea del sueño.

    Estudio de una noche de sueño (polisomnografía)

    Este estudio ayuda a detectar la presencia y la gravedad de la apnea del sueño. Durante el sueño, se registra:

        
  • El movimiento ocular y de los músculos
  • La actividad cerebral ( electroencefalograma )
  • Frecuencia cardiaca
  • La respiración (patrón y profundidad)
  • El porcentaje de saturación con oxígeno de los glóbulos rojos
  • Otros estudios

    Además de los estudios del sueño, el médico puede realizar:

        
  • Exámenes sanguíneos (p. ej., para verificar el funcionamiento tiroideo)
  • Electrocardiograma
  • Exámenes de la función pulmonar
  • Tratamiento

    Existen varios tratamientos para combatir la apnea del sueño que incluyen:

    Terapia conductual

        
  • Perder peso si tiene sobrepeso
  • Dejar de consumir sedantes, pastillas para dormir, alcohol y nicotina, que tienden a agravar la afección.
  • Tratar de dormir de lado y no boca arriba
  • Colocar almohadas estratégicamente para estar lo más cómodo posible.
  • Para los casos de sueño durante el día, implementar medidas de seguridad, como evitar manejar u operar equipos potencialmente peligrosos.
  • Terapia Mecánica

    Presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) , donde se utiliza una máscara que cubre la nariz y la boca durante el sueño. La presión de aire contribuye a que suficiente aire fluya constantemente por los conductos respiratorios y evita que los tejidos colapsen y bloqueen las vías respiratorias. En algunos casos, aparatos dentales que le ayudan a mantener una posición más adelantada de su lengua o mandíbula podrían ayudarle.

    Cirugía

    En algunos casos, puede recomendarse cirugía. La cirugía puede utilizarse para:

        
  • Eliminar el exceso de tejido blando de la nariz o la garganta
  • Reubicar la mandíbula y la lengua
  • Realizar una abertura en la tráquea para eliminar la obstrucción (en casos potencialmente mortales)
  • Medicamentos

    Sólo en el caso de la apnea central, la acetazolamida puede ayudar a mejorar la capacidad de regular la respiración. No se cuenta con una gran cantidad de pruebas que permitan avalar el uso de medicamentos para tratar la apnea del sueño.

    Se puede administrar oxígeno complementario si la concentración de oxígeno en sangre disminuye mucho durante el sueño, incluso después de abrir las vías respiratorias.

    Prevención

    Usted puede prevenir la apnea del sueño manteniendo un peso saludable. Evite tomar alcohol, nicotina y sedantes que contribuyen en gran medida a obstruir sus conductos respiratorios.