Definición

La fiebre tifoidea y paratifoidea son enfermedades graves causadas por la bacteria salmonella , ya sea salmonella typhi o salmonella paratyphi , respectivamente. Se observa con más frecuencia en los países en vías de desarrollo donde las condiciones sanitarias son deficientes. La fiebre tifoidea puede ser fatal, especialmente si no se trata.

Causas

La fiebre tifoidea es causada por consumir alimentos o bebidas contaminadas con Salmonela . El contagio puede ocurrir por:

    
  • Alimentos o bebidas manipulados por alguien que está enfermo o empieza a mostrar signos de fiebre tifoidea
  • Alimentos o bebidas manipulados por alguien que no presenta los síntomas pero es portador de la bacteria
  • Alimentos que son regados con aguas residuales
  • Productos lácteos no pasteurizados
  • Productos de pollo no refrigerados
  • Una vez que la bacteria entra en el cuerpo, infecta el intestino. La bacteria puede viajar desde el torrente sanguíneo hacia otros órganos.

    Sistema Digestivo

    Intestino delgado

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    Factores de riesgo

    Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición. Los factores de riesgo incluyen:

        
  • Beber agua contaminada
  • Comer mariscos crudos
  • Comer frutas o verduras crudas o lavadas con agua contaminada
  • Vivir en un país con condiciones sanitarias deficientes, o viajar a un país con estas características
  • Síntomas

    Los síntomas se pueden desarrollar en un lapso de 1 a 3 semanas después de haber estado expuesto. Los síntomas pueden incluir:

        
  • Fiebre, a menudo por tiempo prolongado
  • Escalofríos
  • Dolores de cabeza severos
  • Estreñimiento o diarrea
  • Dolor abdominal
  • Fatiga o letargo
  • Pérdida de apetito
  • Puntos color rosa en el cuerpo
  • Mareos
  • Dolores musculares
  • Inflamación de las glándulas del cuello, hígado o bazo
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. Normalmente, la fiebre tifoidea es diagnosticada a través de un cultivo de sangre.

    Tratamiento

    La fiebre tifoidea es tratada con antibióticos.

    La fiebre tifoidea es muy contagiosa hasta que es tratada. En un pequeño número de casos, la gente puede ser portadora de la tifoidea, aún después de que la enfermedad ha cedido. Los portadores crónicos pueden liberar bacterias contagiosas de salmonella en la orina o la materia fecal. Esta afección puede ser tratada con antibióticos o en casos excepcionales con cirugía.

    Prevención

    Hay dos formas principales de prevenir la fiebre tifoidea:

    Vacuna: se recomienda la aplicación de una vacuna contra la tifoidea si planea visitar un país donde prevalezca este tipo de fiebre. Sin embargo, la vacuna no siempre es efectiva y es muy importante tener cuidado con los alimentos que consume.

    Cuidado de la alimentación - Cuando se encuentre en un área donde prevalece la fiebre tifoidea, tome las siguiente precauciones:

        
  • Beba sólo agua embotellada o agua que haya sido hervida durante al menos un minuto. Incluyendo el hielo.
  • Comer alimentos mientras aún estén calientes y asegurarse de que estén bien cocidos.
  • Evitar frutas y verduras crudas con cáscara.
  • Evitar mariscos crudos.
  • Evitar productos lácteos no pasteurizados.