Definición

La incontinencia urinaria es la pérdida del control voluntario de la vejiga que causa pérdidas de orina. Puede ser temporal o crónica (que dura un largo tiempo). La incontinencia es un síntoma y no una enfermedad en sí misma.

Causas

La incontinencia temporal puede estar causada por:

    
  • Medicamentos
  • Estreñimiento
  • Infección
  • Debilidad muscular
  • Movilidad restringida
  • Obesidad
  • Trastornos endocrinos (p. ej., diabetes )
  • La incontinencia urinaria más permanente puede ser una de cuatro tipos. Algunas personas tienen una combinación de estas clases. En algunos casos, la incontinencia puede tener varias causas diferentes. Además, es posible que la causa no esté clara.

    Incontinencia de esfuerzo

    Se presenta cuando ciertas actividades aumentan la presión en la vejiga. Los desencadenantes pueden ser reírse, estornudar, levantar objetos pesados o hacer ejercicio. Es el tipo de incontinencia más común. Puede ser causado por lo siguiente:

        
  • Debilidad de los músculos que sostienen la vejiga
  • Debilidad de los músculos que controlan el flujo de orina
  • Obesidad
  • Músculos involucrados en la incontinencia en las mujeres

    Imagen informativa de Nucleus

    © 2011 Nucleus Medical Media, Inc.

    Incontinencia de urgencia

    La incontinencia de urgencia es la pérdida del control de la vejiga seguida de una necesidad urgente de orinar. La persona no es capaz de retener la orina el tiempo suficiente antes de llegar al baño. Esto también se conoce como vejiga hiperactiva. Esta afección puede ser causada o agravada por lo siguiente:

        
  • Infección de las vías urinarias
  • Diabetes tipo 1 y 2
  • Irritación de la vejiga (cálculo, tumor)
  • Medicamentos (p. ej., hipnóticos, diuréticos)
  • Cafeína
  • Alcohol
  • Nervios dañados debido a:     
  • Lesión en la médula espinal
  • ACV
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedad de Parkinson
  • Estreñimiento
  • Incontinencia por rebosamiento

    Esto ocurre cuando la vejiga no se vacía. La orina se acumula y esto provoca un rebosamiento y la pérdida de orina. Puede ser causado por lo siguiente:

        
  • Una obstrucción en la vejiga, como la que es causada por una cicatriz en la uretra (estenosis)
  • Retención fecal
  • Medicamentos (p. ej., antidepresivos, hipnóticos, antipsicóticos, antihistamínicos, antagonistas del calcio)
  • Deficiencia de vitamina B12
  • Debilidad muscular de la vejiga
  • Nervios dañados debido a:     
  • Cirugía
  • Diabetes
  • Lesiones en la médula espinal
  • Otros factores
  • Incontinencia funcional

    Se manifiesta cuando hay un control normal de la vejiga pero una incapacidad para llegar al baño a tiempo. Un ejemplo es la artritis grave. Los medicamentos que causan confusión o sedación también pueden causar incontinencia funcional.

    Factores de riesgo

    Los factores de riesgo incluyen:

        
  • Edad: mayor de 65 años
  • Varios embarazos o partos complicados
  • Infección de las vías urinarias
  • Obesidad
  • Enfermedad pulmonar crónica
  • Uretritis
  • Histerectomía o cirugía uretral previas
  • Prolapso de la pelvis
  • Depresión
  • Demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer
  • Menopausia
  • Diabetes
  • ACV
  • Esclerosis múltiple
  • Lesiones o enfermedades de la médula espinal
  • Uso de determinados medicamentos o sustancias:     
  • Cafeína
  • Alcohol
  • Agonistas de los receptores alfa
  • Agentes colinérgicos
  • Ciclofosfamida
  • Síntomas

    La incontinencia urinaria es un síntoma de otras afecciones. Cualquier pérdida de control de la vejiga puede considerarse incontinencia.

    ¿Cuándo debo llamar al médico?

    Llame al médico si sufre pérdida del control de orina. El médico puede ayudarle a determinar la causa subyacente.

    Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Le preguntará cuántas veces vacía su vejiga y los patrones de la salida involuntaria de orina. El médico le realizará un examen físico para detectar cualquier causa física, tales como obstrucciones o problemas nerviosos. Deberá llevar un diario de sus hábitos relacionados con la vejiga. Es posible que lo deriven a un urólogo o uroginecólogo.

    Las pruebas pueden incluir:

        
  • Prueba de esfuerzo: se relaja y luego tose mientras el médico observa si hay pérdida de orina. Esto confirmará si tiene incontinencia de esfuerzo.
  • Análisis de orina
  • Análisis de sangre para detectar diabetes
  • Ecografía : una prueba que utiliza ondas sonoras para examinar estructuras internas del cuerpo y determinar el volumen de orina residual después de orinar
  • Cistoscopia : se inserta en la uretra un tubo delgado con una pequeña cámara para ver la uretra y la vejiga
  • Pruebas urodinámicas: exámenes que miden el flujo de orina y la presión en la vejiga
  • Tratamiento

    Los tratamientos pueden incluir:

    Terapia conductual

    La terapia conductual incluye:

        
  • Fortalecer los músculos realizando ejercicios de Kegel . Esto fortalece los músculos que sostienen la vejiga y los que controlan el flujo de orina.
  • La estimulación eléctrica indolora a veces se utiliza para fortalecer más rápidamente los músculos y resulta útil para la incontinencia de esfuerzo.
  • También puede realizar ejercicios del piso pélvico utilizando pesas en forma de cono que se colocan en la vagina.
  • Entrenamiento de la vejiga. Para lograrlo, se debe establecer un cronograma regular para orinar y tomar una menor cantidad de líquidos.
  • Biorretroalimentación. Esto implica el uso de un dispositivo con sensores. Cuando realiza ejercicios del piso pélvico, el dispositivo muestra una señal en la pantalla, que indica el grado de contracción de los músculos.
  • Pérdida de peso

    Si es mujer y tiene sobrepeso o es obesa, adelgazar puede ayudarle a reducir la cantidad de episodios de incontinencia de esfuerzo o de urgencia. Consulte al médico acerca de un programa de adelgazamiento que sea adecuado para usted.

    Medicamentos

    Se pueden recetar medicamentos para relajar los músculos de la vejiga. Estos tipos de medicamentos, llamados anticolinérgicos, suelen utilizarse para tratar la incontinencia de urgencia. Los ejemplos incluyen:

        
  • Oxibutinina (Ditropan)
  • Tolterodina (Detrol)
  • Darifenacina (Enablex)
  • Solifenacina (Vesicare)
  • Fesoterodina (Toviax)
  • Estimulación nerviosa

    La estimulación nerviosa es eficaz para tratar la incontinencia urinaria de urgencia. Puede realizarse estimulando un nervio del tobillo. También se puede realizar implantando un dispositivo que estimula los nervios de la vejiga.

    Cirugía

    A las mujeres se les puede practicar una cirugía para fortalecer los músculos debilitados relacionados con la función de la vejiga. Otro de los procedimientos es la aplicación de inyecciones de colágeno en la uretra.

    Dispositivos

    A menudo, se utilizan pañales absorbentes en los casos de incontinencia.

    Para las mujeres, existen tampones y parches que controlan la orina. A veces, se utilizan sondas para tratar los casos más graves. Como alternativa, las mujeres pueden utilizar pesarios. Los pesarios son dispositivos que elevan el útero o la vejiga prolapsada. Esto disminuye la presión en la vejiga.

    Cuidado en el hogar

        
  • Límpiese cuidadosamente la piel después de un episodio de incontinencia. Deje que la piel se seque sola.
  • Facilite la llegada al baño. Por ejemplo, cambie los muebles de lugar y quite las alfombras. Añada luces de noche en el pasillo y en el baño.
  • Si es necesario, tenga un orinal a mano en la habitación.
  • Prevención

    La incontinencia realmente es un síntoma de otra afección. Existen varias maneras de prevenir la incontinencia:

        
  • Si el médico se lo recomienda, haga ejercicios de Kegel.
  • Reduzca el consumo de sustancias que provocan incontinencia (p. ej., cafeína, alcohol y determinados fármacos).
  • Adelgace.
  • Lleve una dieta saludable para evitar estreñimiento.