Está enfermo y se siente terriblemente mal. Entonces, consulta al médico para que le dé un antibiótico que mate aquello que lo aqueja. Sin embargo, el médico toma una vía de tratamiento que no incluye la indicación de antibióticos. ¿Por qué no le dio antibióticos el médico? En algunos casos, los medicamentos pueden ser más perjudiciales que útiles.

Cuando los medicamentos encuentran resistencia

pill bottleExisten muchas cosas que pueden causar enfermedades, como bacterias, virus, hongos y otros microorganismos. Los antibióticos que se recetan más comúnmente solo son eficaces contra las bacterias. Por lo tanto, pueden no ser útiles si la causa de su condición es un virus u otra clase de microorganismo. Sin embargo, cuando se indican y se toman correctamente, los antibióticos pueden ser muy eficaces. Pueden disminuir la duración de la enfermedad y evitar que contagie a otras personas.

No obstante, y tal vez porque son muy eficaces, es posible que los médicos tiendan a recetarlos con demasiada frecuencia. Debido a este uso excesivo, con el tiempo algunas bacterias encuentran formas de resistirse a los antibióticos, lo que hace que estos medicamentos sean menos eficaces o no tengan ningún efecto.

La resistencia a los antibióticos es perjudicial porque, a medida que se introducen más antibióticos en nuestro entorno, ya sea mediante su indicación excesiva o su ingreso en la cadena alimentaria a causa de su uso en las industrias láctea y de ganado y aves de corral, más cepas de bacterias tienen la posibilidad de volverse resistentes a ellos. Entre las que ya son resistentes a los antibióticos se encuentran:

    
  • resistente a la meticilina (SARM): esta peligrosa bacteria puede causar infecciones en áreas tales como los pulmones, la piel, la sangre y los huesos.
  • Klebsiella multirresistente: esta bacteria puede causar neumonía, infecciones del torrente circulatorio e infecciones urinarias (IU).
  • multirresistente: esta bacteria puede ocasionar infecciones del aparato digestivo, infecciones del torrente circulatorio e IU.
  • Algunas bacterias pueden ser resistentes a un único antibiótico, mientras que otras son resistentes a varios. Estas bacterias multirresistentes son un desafío para los médicos. Los pacientes con condiciones ocasionadas por estos tipos de bacterias deben soportar estadías más prolongadas en el hospital y además es posible que tengan que darles diferentes medicamentos con la esperanza de que uno de ellos, o la combinación de todos, funcione. Con frecuencia, estos medicamentos resultan tóxicos e ineficaces. Los pacientes infectados con bacterias resistentes a los antibióticos tienen mayores probabilidades de morir a causa de su enfermedad.

    ¿Es conveniente recetar antibióticos?

    De modo que, ¿cuándo es adecuado un antibiótico? Esto es algo que debe decidir el médico. Cuando el médico decide no usar antibióticos, lo más probable es que su condición se deba a un virus o que se cure sin medicamentos.

    El resfriado y la gripe son ocasionados por virus. Los antibióticos no son eficaces para tratar estas condiciones ni sus síntomas. En algunas circunstancias, puede producirse una infección bacteriana junto con un resfriado o una gripe. En estas situaciones, es posible que se receten antibióticos.

    Los virus también causan muchas clases de goteo nasal, congestión sinusal, tos y dolor de garganta. Sin embargo, estos también pueden deberse a infecciones bacterianas. Por ejemplo, si tiene un dolor de garganta ocasionado por bacterias (amigdalitis estreptocócica), el médico le recetará antibióticos.

    Las infecciones del oído medio pueden deberse a virus o bacterias. El médico determinará si es necesario realizar un tratamiento con antibióticos.

    Las IU suelen deberse a bacterias y, por lo general, se tratan con antibióticos.

    También es posible que le receten antibióticos si se sabe con certeza que su enfermedad se debe a bacterias o si no se conoce la causa pero el médico determina que es mejor realizar un tratamiento con antibióticos que no hacerlo.

    Qué hacer si le recetan antibióticos

    Si el médico decide recetarle antibióticos, es importante seguir las instrucciones de administración cuidadosa y completamente. Esto se aplica a todos los medicamentos que le recete el médico.

        
  • Lea la etiqueta del frasco de medicamento junto con cualquier folleto que le dé el médico sobre dicho fármaco. Siga todas las instrucciones.
  • No comparta sus medicamentos.
  • No guarde medicamentos para la próxima vez que se enferme. Es importante que tome todos los antibióticos, incluso si comienza a sentirse mejor. En caso contrario, pueden quedar algunas bacterias vivas en su cuerpo, lo que podría ocasionar otra infección.
  • Si bien los antibióticos suelen ser seguros, debe saber algunas cosas si necesita tomarlos:

        
  • Los antibióticos pueden ocasionar efectos secundarios o reacciones alérgicas.
  • Los antibióticos pueden alterar la eficacia de otros medicamentos que esté tomando. Esto incluye a los anticonceptivos orales.
  • Existen bacterias nocivas (aquellas contra las que luchan los antibióticos) y bacterias buenas, como las que viven en el aparato digestivo y ayudan a descomponer los alimentos. Algunos antibióticos no discriminan y matan también a las bacterias buenas. Esto puede ocasionar malestar estomacal, diarrea, infecciones vaginales (únicamente en mujeres) y otros síntomas molestos.
  • Informe al médico si está embarazada o cree estarlo, o si está amamantando. Los antibióticos pueden ser perjudiciales para el bebé.
  • Ahora que sabe los motivos por los cuales el médico puede optar por recetar antibióticos o no, es importante que continúe manteniendo conversaciones francas con el médico acerca de las alternativas de tratamiento. Formule preguntas. Comente toda información relacionada con sus antecedentes de salud. Converse acerca de los efectos secundarios que lo preocupan. Si no entiende algo, dígalo. El diálogo ayudará al médico a planificar el mejor enfoque de tratamiento para usted.