Chemotherapy fatigue Los riñones puede dañarse después de una infección aguda, un lesión traumática o más a menudo por un efecto acumulador de enfermedades crónicas como la presión arterial alta y diabetes. El daño interfiere con la capacidad del riñón para filtrar la sangre con el fin de quitar los residiuos y el exceso de líquidos. Cuando los riñones fallan, los residuos dañinos aumentan en la sangre y los líquidos se acumulan. Los problemas de corazón y apoplejía también son más comunes en los pacientes con enfermedad renal.

La mayoría de los tipos de enfermedad renal son irreversibles, pero disminuir la carga en los riñones retrasará más su deterioro. Los cambios en el estilo de vida y la asistencia médica regular son pasos importantes. Mantenerse en el mejor estado de salud general también le ayudará a mantener la mejor salud posible.

Atención Renal

Desafortunadamente, una insuficiencia renal no proporciona muchas señales que indiquen problemas. Un riñón con problemas puede fallar aproximadamente el 25% de su volumen de trabajo antes de que los síntomas se vuelvan más evidentes. Como resultado muchas personas tienen un alto grado de insuficiencia antes de que se le preste la atención. Si tiene cualquiera de las enfermedades que se presentan más adelante es importante que tenga asistencia médica regular. La asistencia médica regular le ayudará a controlar o eliminar el riesgo de daño renal y a observar los cambios renales. Estos son factores comunes que llevan al daño renal:

    
  • Presión arterial alta: La sangre pasa por filtros en el riñón que quitan el exceso de líquidos y residuos. La presión arterial alta ejerce mucha tensión en estos filtros causando daño en ellos. Tener menos filtros disminuye la capacidad del riñón para realizar su función.
  • Diabetes: El proceso de la enfermedad a menudo causa daño en los vasos sanguíneos más pequeños. Cuando los vasos sanguíneos del riñón se dañan la sangre no puede pasar para ser filtrada.
  • Enfermedad renal: Hay enfermedades que directamente afectan al riñón como las infecciones, enfermedad de quistes hereditarios y enfermedad inflamatoria que pueden perjudicar directamente la función del riñón o dañar las partes de éste.
  • Toxinas: Ciertas toxinas, generalmente la exposición a largo plazo, dañan al riñón. Esto puede incluir alcohol , cocaína , metales pesados y solventes. Mientras el riñón intenta quitar la toxina éste puede estar expuesto a cantidades más altas.
  • Estenosis de arteria renal : En la estenosis arterial, los vasos sanguíneos pueden endurecerse, bloquearse y dañarse. Esto perjudica o incluso detiene el flujo sanguíneo. Si la sangre no pasa por los riñones ésta no puede filtrarse.
  • El daño que ya ha sido hecho en el riñón no puede repararse. Sin embargo, los cambios en el estilo de vida y la asistencia médica pueden ayudar a controlar la mayoría de estas situaciones para disminuir más daño.

    Dieta

    Su nutrición puede jugar un papel muy importante en la salud de su riñón. Los residuos y el líquido que sus riñones quitan vienen de los alimentos que come. Probablemente su médico le recomendará una dieta especial basado en la etapa de su enfermedad renal. También puede canalizarlo con un dietista certificado para ayudarlo a planear su dieta.

    Los cambios comunes incluyen:

        
  • La proteína es una parte vital de su dieta. Trabaja para construir el músculo y reparar el tejido. Sin embargo, cuando el cuerpo ha terminado de usarla hay un residuo llamado urea. Un riñón debilitado puede tener problemas para filtrar esto. Esto incluye la proteína de fuente animal y vegetal. Usted necesita proteína en su dieta, pero trabaje con un dietista para entender cuánto necesita en realidad y cómo reducirla si es necesario.
  • El consumo de calorías puede constar en gran parte de proteínas. Si ha disminuido la cantidad de proteína que come puede que necesite substituir las grasas saludables o los carbohidratos para mantenerse bien nutrido. Una dieta bien nutrida puede proporcionar todos los nutrientes necesarios en una cantidad apropiada de calorías. Tener sobrepeso también ejercerá presión extra en sus riñones e incrementará su riesgo de enfermedades cardíacas. Hable con un dietista para crear un plan balanceado.
  • El fósforo es un químico comúnmente encontrado en los productos lácteos, nueces, frijoles secos y bebidas como los refrescos, el cacao y la cerveza. Un riñón dañado no puede quitar esto de su sangre. Los niveles altos de fósforo en la sangre pueden disminuir el calcio de sus huesos haciéndolos susceptibles a que se rompan.
  • El sodio es un elemento ligado a la presión arterial alta y a la enfermedad renal. Puede afectar sus niveles de líquidos. No sólo se encuentra en la sal de mesa que agrega a su comida, si no que ya está incluido en muchos productos, particularmente en los refrigerios, comidas rápidas y los embutidos.
  • Su dieta necesitará cambios a medida que la enfermedad progrese. Etapas más avanzadas podrían requerir límites de potasio y de líquidos. Las enfermedades secundarias como piedras en los riñones y diabetes también podrían requerir cambios alimenticios especiales. Encuentre a un dietista que se especialice en enfermedad renal y con el que usted se sienta cómodo para trabajar. Puede hacer las transiciones más fáciles teniendo el mismo dietista trabajando con usted en cada etapa.

    Acondicionamiento Físico General

    Agregar actividad física a su rutina regular puede ayudar a su mente y cuerpo. Aunque hubo una preocupación previa sobre la actividad física y la enfermedad renal, los investigadores han encontrado que puede ser benéfico en muchas maneras.

        
  • Salud general: Mantenerse físicamente activo puede ayudar a que todo su cuerpo funcione mejor. Esto le dará más energía, disminuirá el desgaste natural de las articulaciones y huesos y disminuirá la carga en su corazón.
  • Control de la enfermedad: Las preocupaciones de salud estrechamente relacionadas con la enfermedad renal tales como enfermedades cardíacas, presión arterial alta, colesterol alto y diabetes pueden prevenirse o controlarse con actividad física regular.
  • Estimulación mental: Controlar una enfermedad crónica puede ser muy estresante. La actividad física ha demostrado que reduce el estrés y la ansiedad.
  • Consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicio. Puede que necesite tener ciertas precauciones dependiendo de su enfermedad. En general:

        
  • Tenga como objetivo hacer al menos 30 minutos de actividad tres veces por semana.
  • Incluya algunas actividades de fuerza ligera. Evite las actividades de entrenamiento de fortalecimiento muscular fuertes.
  • Tenga mucho cuidado con el sobrecalentamiento y la deshidratación .
  • Causa y Efecto Subyacentes

    Su médico también podría someterlo a tratamiento con medicamento o programa de tratamiento para dirigir los padecimientos relacionados como la presión arterial alta y la diabetes. Los problemas secundarios también podrían desarrollarse debido a los cambios en la dieta o al proceso de la enfermedad. La anemia (bajo número de glóbulos rojos) puede causar fatiga y problemas de respiración y los problemas de densidad ósea pueden llevar a la fractura de huesos. Podría administrarse medicamentos o suplementos para ayudar a controlar estas enfermedades.

    Etapa Final de la Enfermedad Renal

    Cuando los riñones no pueden realizar más del 10% al 15% de su función original se considera la etapa final de la enfermedad renal (EFER). La diálisis o un trasplante es necesario en este punto.

    La diálisis, hemodiálisis o diálisis peritoneal se usa para realizar el trabajo de los riñones. La hemodiálisis filtra su sangre a través de una máquina para quitar residuos. La diálisis peritoneal quita residuos con un líquido especial que se inyecta en el abdomen. Dependiendo del tipo de tratamiento y su situación este proceso se hace en una instalación especial o en casa.

    La diálisis puede tener requerimientos de tiempo importantes. La hemodiálisis típica se hace tres días a la semana durante aproximadamente cuatro horas seguidas. Los diferentes tipos de diálisis tendrán diferentes requerimientos. Habrá un periodo de ajuste mientras desarrolla un nuevo programa. Mucha gente que tiene diálisis regresa a trabajar después de un periodo de ajuste. La gente con trabajos físicamente agotadores no podrán regresar a trabajar.

    También puede hacerse un trasplante de riñón. Puede recibir el riñón donado de un donador vivo (normalmente un pariente) o de un registro de órganos. Aunque un trasplante de riñón puede eliminar la necesidad inmediata de diálisis, necesitará tomar medicamentos de supresión inmunes por el resto de su vida.

    Sea Parte de Su Equipo Médico

    Trabajar estrechamente con su médico le ayudará a permanecer en su plan de asistencia médica. Discuta cualquier cambio en el estilo de vida que esté planeando con su médico, especialmente planes mayores como el embarazo. De esta manera puede hacer elecciones o planes que crearán el mejor resultado posible.

    Hable con su equipo de asistencia médica sobre los problemas que afectan su calidad de vida, así como también cualquier problema médico. Puede haber tratamientos alternativos o ajustes para su tratamiento actual que pueden resolver los problemas. También tiene el derecho de rechazar cualquier tratamiento si sus desventajas superan sus beneficios. Discuta sus decisiones con su familia y examine el trabajo legal necesario tal como testamentos, los testamentos en vida y directivas de cuidado de avance.

    El progreso de la enfermedad renal es diferente para cada persona. Estar tan informado como sea posible puede ayudar a disminuir la tensión. Planificar retos futuros también lo ayudará a usted y a su familia a lidiar con los cambios que puedan surgir. Hable con su médico o dietista sobre los sistemas de apoyo. Otras personas que controlan la enfermedad renal pueden darle la mejor percepción al hacer cambios de estilo de vida y trabajar con el proceso de tratamiento.