Definición

La adicción a la nicotina hace referencia a cuando una persona se vuelve dependiente de esta sustancia. Ser dependiente significa que se produce un cambio físico en la forma en que el cuerpo reacciona a una sustancia. El cuerpo también producirá una reacción cuando deje de consumir la sustancia.

La nicotina puede encontrarse en productos que contienen tabaco, como cigarrillos, rapé, tabaco masticable, cigarros o pipas. El consumo de tabaco también se asocia a diversas condiciones clínicas graves, tales como:

    
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • Bronquitis crónica
  • Enfisema
  • Cáncer, por ejemplo, cáncer de laringe (caja de la voz), de la cavidad bucal, de garganta, de esófago, de pulmón y de colon
  • Enfermedad cardiaca
  • Apoplejía
  • Demencia
  • Mayor riesgo de mortinato, muerte del lactante, bajo peso al nacer, pérdida del embarazo, parto prematuro o síndrome de muerte súbita del lactante
  • Menor expectativa de vida
  • Problemas si se somete a cirugía
  • Cáncer de la garganta

    Cáncer de garganta

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    La adicción a la nicotina puede tratarse, por lo general, con una combinación de tratamientos.

    Causas

    La nicotina actúa sobre la química del cerebro, y genera sensaciones de placer. Sin embargo, los efectos desaparecen en unos pocos minutos. Quienes consumen nicotina deben seguir haciéndolo para evitar que las sensaciones de placer desaparezcan. Este ciclo puede derivar en adicción.

    Factores de riesgo

    Cualquier persona que consume productos que contienen nicotina puede volverse adicta a esta sustancia.

    Síntomas

    Los síntomas se manifiestan cuando no se consume nicotina, lo que también se conoce como abstinencia. Los síntomas de la abstinencia incluyen lo siguiente:

        
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Nerviosismo
  • Dolor de cabeza
  • Problemas de pensamiento y atención
  • Dificultad para dormir
  • Apetito incrementado
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y sus antecedentes médicos y de tabaquismo. Se le realizará un examen físico.

    También es posible que se realicen exámenes de la respiración para ver qué tan bien funcionan sus pulmones.

    Tratamiento

    Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. El tratamiento puede consistir en una o más terapias. Las opciones incluyen:

    Terapia de reemplazo de nicotina (TRN)

    La TRN alivia los síntomas de abstinencia. Productos que se utilizan en la TRN:

        
  • Goma de mascar con nicotina
  • Pastillas
  • Inhaladores nasales
  • Parches
  • Inhaladores
  • La probabilidad de abusar de estos productos es baja, dado que la TRN no produce sensaciones de placer.

    La TRN puede ayudarlo a:

        
  • Evitar fumar
  • Reducir la cantidad de tabaco que consume.
  • Dejar de fumar y no volver a hacerlo.
  • Terapia Conductual

    La terapia conductual incluye lo siguiente:

        
  • Asesoría
  • Terapia conductual en grupo
  • Líneas telefónicas de asesoramiento para dejar de fumar, programas para teléfonos celulares y programas por medio de mensajes de texto.
  • Programas informáticos y de Internet
  • Clases y manuales de autoayuda
  • Terapia cognitiva del comportamiento
  • Medicamentos.

    Algunos antidepresivos y agonistas parciales de la nicotina pueden ayudarlo a dejar de fumar. Otros medicamentos pueden contribuir a aliviar los síntomas de abstinencia o a bloquear los efectos de la nicotina si comienza a fumar nuevamente.

    Prevención

    La mejor prevención es nunca consumir productos que contienen tabaco. Intente evitar lugares donde la gente fuma.