imagen Los médicos saben desde hace mucho tiempo que a veces los medicamentos funcionan diferente en los organismos de las personas. ¿A qué se deben estas diferencias? El campo de la farmacogenética (o farmacogenómica) analiza esta pregunta al centrarse en la forma en que los genes afectan el modo en que las personas responden a los medicamentos. La idea es cultivar medicamentos muy específicos que serán eficaces en personas con ciertos genes y moderar el uso, incluidos los posibles efectos secundarios, en personas sin dicho gen. El objetivo final es crear "medicamentos de diseño" que se correspondan con perfiles genéticos únicos.

Tratamiento del cáncer

Los genes de muchos tipos de cánceres difieren de los genes no cancerígenos en el mismo sujeto. Estos genes cancerígenos con frecuencia son muy activos, y esta actividad potencialmente provee a los científicos con nuevos objetivos para el tratamiento eficaz contra el cáncer. Por ejemplo, el medicamento para el cáncer trastuzumab (Herceptin) se receta para tratar cáncer de seno metastásico, en el cual los tumores contienen el gen HER-2 hiperactivo. Se estima que 20% a 30% de todas las pacientes con cáncer de seno tienen tumores con este tipo de actividad genética anormal. Si los médicos pueden determinar la actividad excesiva del HER-2 en un tumor, entonces, pueden utilizar trastuzumab para bloquear los efectos del gen HER-2 y mejorar la supervivencia al cáncer. Aunque el trastuzumab puede salvar la vida de algunas pacientes, también tiene serios y potenciales efectos secundarios que deben sopesarse contra los beneficios.

Igualmente, el medicamento imatinib (Gleevec) se utiliza en personas con leucemia mieloide crónica cuyo cáncer tiene un gen que produce una proteína que causa una leucemia anormal, BCR-ABL. Este medicamento también puede ser eficaz en el tratamiento de otros tipos de cáncer que afectan a las células sanguíneas y tumores estromales gastrointestinales.

Identificación de las variaciones naturales

Aunque todos sabemos que tenemos la misma cantidad general de genes, lo que contribuye a nuestra individualidad, incluida nuestra susceptibilidad a las enfermedades y a las reacciones a los medicamentos, son variaciones únicas dentro de nuestro propio grupo de genes. Estas son diferencias que se dan de manera natural y se conoce como polimorfismo de nucleótido simple, o PNS. Entre más de tres mil millones de pares de bloques de ADN en el genoma humano, una fracción muy pequeña de estos pares varía de una persona a otra. Sin embargo, estas variaciones constituyen el núcleo de la investigación farmacogenómica.

Al investigar más profundamente en nuestras huellas moleculares, la medicina se volvera más específica para grupos o personas con ciertas enfermedades genéticas. Los científicos esperan que al entender estas variaciones genéticas se incrementará la explicación a las diferencias individuales sobre cómo se absorben y metabolizan los medicamentos, sus efectos secundarios y su eficacia en general. Algo de este entendimiento ha comenzado a encontrar su camino en las aplicaciones clínicas.

Por ejemplo, AmpliChip CYP450 es una prueba que mide las variaciones de dos genes que juegan un papel en el metabolismo de algunos medicamentos recetados comúnmente. Los fabricantes de la prueba claman que el AmpliChip puede reducir las probabilidades de las reacciones indeseables de las medicinas si los médicos la usan para guiar las prescripciones de los medicamentos que se sabe que son metabolizados a través de uno de los dos genes en cuestión. Los resultados de la prueba también pueden permitir que las dosis se ajusten a aquellas personas cuyos genes hacen que metabolicen las medicinas de manera inusualmente rápida o lenta.

Diagnóstico oportuno, tratamiento a medida

Los avances en el análisis molecular ofrecen la promesa de mejorar no solo en el tratamiento individual, sino también en el diagnóstico oportuno. Si los investigadores saben qué genes o productos genéticos buscar, las enfermedades quizás se detecten más pronto, potencialmente incluso antes de que los síntomas estén presentes o de que el proceso de la enfermedad realmente continúe a un avance obvio en los casos en que haya que controlar los casos de recurrencias de cáncer, por ejemplo. Oncotype DX Breast Cancer Assay es una prueba diseñada para detectar la presencia de 21 genes relacionados con el cáncer. El Instituto Nacional del Cáncer actualmente está realizando un gran estudio en el que participan más de 7.000 mujeres con cáncer de seno en etapa inicial. Los investigadores están estudiando si algunos genes que están relacionados con la recurrencia del cáncer, se pueden usar como base para seleccionar planes de tratamiento individualizados para obtener mejores resultados.

Perspectivas a futuro

La medicina personalizada puede ser capaz de:

    
  • Identificar personas en riesgo de enfermedad
  • Proporcionar intervención temprana: los investigadores esperan que el tratamiento rápido pueda traducirse en un tratamiento más eficaz y con mejores resultados para los pacientes.
  • Desarrollar mejores medicamentos con más rapidez: a medida que los científicos entiendan las variaciones genéticas y los patrones moleculares involucrados en la enfermedad, las compañías farmacéuticas esperan desarrollar medicamentos altamente específicos que ataquen de manera más rápida de lo que es usual hoy en día.
  • No obstante, antes de que sea posible aplicar ampliamente la medicina personalizada, se requieren muchos más estudios en el campo de la farmacogenética.