pill bottle No hace mucho tiempo, la comunidad médica promovía la HRT como algo que podía ayudar a las mujeres pos menopáusicas a reducir su riesgo de padecer una enfermedad cardiaca. Actualmente las investigaciones sugieren que la HRT podría no ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfemedad cardiaca en mujeres pos menopáusicas e incluso podría incrementarlo. ¿Todo esto tiene sentido para usted?

Las enfermedades cardiovasculares, fundamentalmente las enfermedad de las arterias coronarias , son la principal causa de muerte entre las mujeres en los Estados Unidos. Después de la menopausia , la incidencia de enfermedades cardiovasculares aumenta bruscamente entre las mujeres, algo que los científicos médicos han especulado se relaciona con la gran disminución de los niveles hormonales. Durante las últimas décadas, muchos estudios de observación (estudios clínicos en los que el tratamiento observado no se compara con otros tratamientos o placebos) han sugerido que HRT ayuda a proteger a las mujeres pos menopáusicas de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, estudios recientes y más rigurosos científicamente han proporcionado evidencia de lo contrario.

Usos de la HRT

Generalmente la HRT consiste en una combinación de estrógeno hormonal (terapia de reemplazo de estrógeno o ERT) y progesterona, especialmente en mujeres que todavía tienen útero. Las mujeres sin útero quizás reciban estrógeno por sí solo. Con frecuencia, la HRT se utiliza con una base de corto plazo para el alivio de los síntomas menopáusicos desagradables tales como bochornos, resequedad vaginal e irritabilidad. Las mujeres pos menopáusicas que han utilizado la HRT con una base a largo plazo asumiendo que reduciría su riesgo de padecer osteoporosis y enfermedad cardiaca.

La Evidencia Reciente sobre la HRT y la Enfermedad Cardiaca

A pesar de las creencias anteriores de los científicos médicos sobre los beneficios cardiovasculares de la HRT, estudios recientes y mejor diseñados han estado demostrando la evidencia de lo contrario. En los últimos años, tres estudios no han mostrado beneficios cardiovasculares entre las mujeres asignadas al azar a la HRT, mientras que incluso algunas mostraron índices elevados de enfermedades cardiovasculares en el grupo que tomaba la HRT. Estos estudios incluyen lo siguiente:

El Estudio del Corazón y el Reemplazo de Estrógeno/Progestina (HERS)

El Estudio del Corazón y el Reemplazo de Estrógeno/Progestina (HERS-I), reportado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) , observó a 2,763 mujeres pos menopáusicas con enfermedad de las arterias coronarias pre-existente quienes se asignaron al azar para tomar ya sea una HRT de estrógeno/progestina, o un placebo (ensayo de prevención secundaria).

Investigadores encontraron que las mujeres que recibieron HRT en realidad tuvieron un mayor riesgo de padecer ataques cardiacos y episodios cardiacos durante el primer año del estudio, en comparación con las mujeres que tomaron el placebo. Sin embargo, durante los siguientes cuatro hasta cinco años del estudio el riesgo para las mujeres en el grupo de la HRT disminuyó. Al final de los 4.1 años, los investigadores no encontraron reducción en absoluto en el índice de los episodios de enfermedad cardiaca coronaria entre las mujeres que recibieron la HRT en comparación con las que recibieron el placebo, a pesar del hecho de que la HRT redujo los niveles de colesterol LDL ("malo") mientras aumentaba los niveles de colesterol ("bueno").

En el 2002, se publicó un estudio de seguimiento en JAMA . El Estudio del Corazón y el Reemplazo de Estrógeno/Progestina (HERS-II) se examinó en 2.7 años adicionales. A diferencia de los primeros resultados, los investigadores descubrieron que el grupo de la HRT fracasó en el intento de reducir el riesgo de los episodios cardiovasculares en comparación con el grupo de placebo. Por lo tanto, la HRT no debe prescribirse para reducir el riesgo cardiovascular en mujeres pos menopáusicas.

La Prueba de Reemplazo de Estrógeno y Aterosclerosis (ERA)

La Prueba de Reemplazo de Estrógeno y Ateroesclerosis (ERA), reportada en al año 2000 en la reunión del American College of Cardiology en Atlanta, fue otra prueba aleatoria comparando la HRT con el placebo (prueba de prevención secundaria). Entre las 309 mujeres pos menopáusicas con enfermedad de las arterias coronarias pre-existente, el estudio fracasó en mostrar algún beneficio cardíaco con la HRT, a pesar del hecho de que las mujeres que estaban recibiendo la HRT en el estudio tuvieron un aumento significativo en el nivel de colesterol HDL y una reducción en el nivel de colesterol LDL; dos marcas que generalmente indican un menor riesgo de enfermedad de las arterias coronarias.

Estudio de Iniciativa de Salud de las Mujeres (WHI)

El artículo de julio del 2002 del Journal of the American Medical AssociationJAMA reportó los resultados del Estudio de Iniciativa de Salud de las Mujeres, una prueba aleatoria comparando la HRT con un placebo en 16,608 mujeres pos menopáusicas sin enfermedad de las arterias coronarias preexistente (prueba de prevención primaria). Después de un seguimiento promedio de 5.2 años, investigadores encontraron que el grupo de HRT tuvo un 29% más de ataques cardiacos , 41% más de apoplejías y el doble del número de coágulos sanguíneos del que tuvo el grupo de placebo. Aunque el riesgo cardiovascular real asociado con la HRT para cada individuo parece ser bajo, los riesgos pequeños que se presentan con el tiempo, cuando se aplican a un grupo grande de personas, podrían agregar una cantidad significativa de episodios cardiovasculares graves.

Un estudio de seguimiento, WHI-CEE, consistió en 10,739 mujeres pos menopáusicas, de 50 a 79 años de edad con histerectomía previa que se les dio 0.625 mg/día de estrógeno equino conjugado (CEE) o placebo. Este estudio se publicó en JAMA en el año 2004. Los resultados clave incluyen:

    
  • CEE incrementó el riesgo de padecer apoplejía
  • CEE redujo el riesgo de sufrir fractura de cadera
  • CEE no redujo el riesgo de padecer enfermedad de las arterias coronarias
  • La conclusión general es que CEE no debe suministrarse a las mujeres pos menopáusicas para prevenir enfermedad cardiaca.

    ¿Qué Significa Esto Para las Mujeres y para Sus Médicos?

    ¿Dónde deja la última evidencia a las mujeres pos menopáusicas y a sus doctores? La American Heart Association ofrece las siguientes recomendaciones para la terapia hormonal postmenopáusica:

        
  • La HRT no se debe utilizar para prevenir enfermedades cardiovasculares en mujeres que no tengan signos de enfermedades cardiacas.
  • La HRT no se debe utilizar para tratar de prevenir un segundo ataque al corazón o la muerte entre mujeres con enfermedades cardiacas detectadas.
  • Los beneficios de la HRT a largo plazo para prevenir la osteoporosis y los huesos rotos se debe evaluar contra los riesgos de enfermedades cardiovasculares y cáncer de mama . Por lo tanto, se deben considerar otras opciones para la salud ósea.
  • El uso de la HRT en períodos breves para aliviar los síntomas de la menopausia podría valer la pena un pequeño incremento en el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer de mama; sin embargo, se debe utilizar durante el menor tiempo necesario en la dosis efectiva más baja.
  • Las mujeres deben consultar a sus doctores antes de tomar cualquier decisión sobre HRT.
  • Reduciendo el Riesgo de Enfermedad Cardiovascular

    En lugar de la HRT, the American Heart Association y the National Heart, Lung, and Blood Institute recomiendan métodos establecidos para disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas en mujeres:

        
  • Comportamientos en el estilo de vida, como:     
  • Seguir una plan de dieta saludable (incluyendo grasas omega-3, soya, fibra, avena, nueces, margarinas bajas en colesterol y otros componentes dietéticos beneficioso)
  • Limitar el consumo de bebidas alcohólicas (aunque 6 - 12 onzas de vino tinto diarios tienen beneficios para las salud de su corazón)
  • No fumar
  • Mantener un peso saludable
  • Ser físicamente activo
  • Prevenir y controlar la presión arterial alta
  • Prevenir y controlar el nivel alto de colesterol en la sangre
  • Controlar la diabetes
  • Tomar medicamentos prescritos, tales como la aspirina, estatinas, beta-bloqueadores y inhibidores ACE para prevenir o controlar enfermedades cardiacas
  • Todavía se desconocen los efectos cardiacos de HRT a largo plazo, especialmente para las mujeres sin enfermedad de las arterias coronarias pre-existentes. Es posible que los efectos en el aumento de los niveles de colesterol HDL y los efectos en la reducción del colesterol LDL de la HRT podrían demostrar ser beneficiosos a largo plazo. Mientras tanto, la toma de decisión debe hacerse con la mejor y más reciente evidencia (en grandes pruebas aleatorias y bien diseñadas controladas por placebo) en lugar de estudios de observación.