corazónInsuficiencia cardíaca congestiva (ICC) es una afección crónica importante en los Estados Unidos, que se caracteriza por tener cada vez mayor prevalencia, hospitalizaciones y muertes.

Un tipo de ICC, llamada insuficiencia del lado izquierdo, se debe a una insuficiencia progresiva en el ventrículo izquierdo, la cámara muscular y mayor del corazón que bombea la sangre rica en oxígeno desde el corazón hacia el resto del cuerpo. Esta forma de ICC suele tratarse con medicamentos y/o cirugía, incluso un trasplante de corazón. Los pacientes pueden tener otra opción.

Una bomba cardíaca auxiliar, aprobada por la Dirección de Fármacos y Alimentos (FDA) de los EE. UU., se puede implantar de manera permanente en las personas con ICC que tienen edad demasiado avanzada o están demasiado enfermas como para calificar para un trasplante cardíaco. HeartMate es un aparato ventricular auxiliar para el lado izquierdo (LVAD, por sus siglas en inglés) que reemplaza la función del ventrículo izquierdo. HeartMate II, un dispositivo más compacto para adultos de menor tamaño, también está aprobado por la FDA. La versión más reciente está diseñada para ser más silenciosa, cómoda y confiable que el modelo anterior.

¿Cómo Funciona el LVAD?

Un LVAD tiene dos tubos adheridos a una bomba eléctrica. La bomba se coloca en la parte superior del abdomen. Un tubo va dentro del ventrículo izquierdo y conduce la sangre proveniente del ventrículo hacia la bomba. Después, la bomba envía la sangre hacia la aorta (el vaso sanguíneo mayor que sale del corazón), con lo cual hace el trabajo del ventrículo debilitado que ya no puede realizarlo. El otro tubo de la bomba se saca a través de la pared del abdomen hacia el exterior del cuerpo donde se adhiere al sistema de control de la bomba.

Resultados del estudio

No existen evidencia suficiente para concluir que un LVAD pueda aumentar la tasa de supervivencia de los pacientes que esperan un trasplante de corazón. Pero, para quienes no pueden tener un trasplante de corazón, el LVAD podría mejorar su calidad de vida y su tasa de supervivencia.

Problemas potenciales con el aparato

La implantación del dispositivo requiere cirugía mayor en personas que ya están seriamente enfermas. Las complicaciones pueden incluir hemorragias que requieren otra cirugía adicional, infección y accidente cerebrovascular.

El LVAD ofrece una solución prometedora

Los LVAD pueden ofrecer una solución prometedora. A medida que la tecnología mejora, más personas serán capaces de recibir un aparato.