La quimioterapia podría, pero no siempre lo hace, afectar a los órganos sexuales (testículos en los hombres, vagina y ovarios en las mujeres) y el funcionamiento tanto en hombres como en mujeres. Los efectos secundarios que podrían ocurrir dependen de los medicamentos usados y de la edad y salud en general de la persona.

Hombre

Los medicamentos quimioterapéuticos podrían disminuir el número de espermatozoides y reducir su capacidad para desplazarse. Estos cambios pueden provocar infertilidad, la cual podría ser temporal o permanente. La infertilidad afecta la capacidad de un hombre para procrear un hijo, pero no la capacidad de un hombre para tener relaciones sexuales. Otros posibles efectos de estos medicamentos son problemas para lograr o mantener una erección y el daño a los cromosomas, lo cual podría conducir a efectos congénitos.

Qué Puede Hacer:

    
  • Antes de iniciar el tratamiento, hable con su médico acerca de la posibilidad de almacenar su esperma en un banco si la infertilidad podría ser un problema. El almacenamiento en banco es un procedimiento que congela el esperma para su uso futuro.
  • Use métodos de control natal con su pareja durante el tratamiento. Pregunte a su médico cuánto tiempo necesita usar métodos de control natal.
  • Utilice condón durante las relaciones sexuales durante las primeras 48 horas después de la última dosis de quimioterapia, ya que algo de la quimioterapia podría terminar en el esperma.
  • Pregunte a su médico si la quimioterapia probablemente afectará su capacidad para procrear un hijo. Si es así, ¿los efectos serán temporales o permanentes?
  • Mujeres

    Efectos en los Ovarios

    Los medicamentos anti-cancerígenos pueden afectar los ovarios y reducir la cantidad de hormonas que producen. Algunas mujeres descubren que sus periodos menstruales se vuelven irregulares o se detienen por completo mientras se someten a quimioterapia. Los efectos secundarios relacionados podrían ser temporales o permanentes.

        
  • Infertilidad . El daño a los ovarios podría provocar infertilidad, la incapacidad para quedar embarazada. La infertilidad podría ser temporal o permanente. Las mujeres potencialmente en edad reproductiva quienes deseen conservar su capacidad para quedar embarazadas tienen una opción de criopreservación embrionaria. Se necesitará una canalización con un experto en fertilidad en tales situaciones.
  • Insuficiencia ovárica . La edad de una mujer y los medicamentos y dosis usados determinarán si ella experimenta una insuficiencia ovárica mientras está sometiéndose a quimioterapia. La amenorrea (ausencia de menstruación) inducida por quimioterapia es un efecto secundario bien reconocido de la quimioterapia. Algunas mujeres desarrollan insuficiencia ovárica completa y permanente (menopausia) durante la quimioterapia. Otras mujeres podrían dejar de menstruar durante la terapia, pero posteriormente (de meses a años) podrían regresar la función ovárica, los ciclos menstruales y la fertilidad. La quimioterapia también podría causar síntomas similares a la menopausia como bochornos y tejidos vaginales resecos. Estos cambios en el tejido pueden hacer que las relaciones sexuales sean incómodas y pueden hacer que una mujer sea más propensa a tener infecciones de la vejiga y/o vagina. Cualquier infección debe ser tratada de inmediato.
  • Ayuda para los Bochornos

    Estos consejos podrían ayudar:

        
  • Vístase con varias capas
  • Evite la cafeína y el alcohol
  • Haga ejercicio
  • Intente la meditación u otros métodos de relajación
  • Aliviando Síntomas Vaginales y Previniendo Infecciones:

    Estos consejos podrían ayudar:

        
  • Use un lubricante vaginal a base de agua o de aceite mineral en el momento de tener relaciones sexuales.
  • Existen productos que pueden usarse para detener la sequedad vaginal. Pregunte a su farmacéutico sobre los geles vaginales que pueden aplicarse en la vagina.
  • Evite usar vaselina, de la cual es difícil que el cuerpo se deshaga e incrementa el riesgo de infecciones.
  • Use pantimedias de algodón y pantimedias con un forro ventilado de algodón.
  • Evite usar pantalones o pantalones cortos ajustados.
  • Pregunte a su médico acerca de la prescripción de una crema vaginal o supositorio para reducir las probabilidades de infección.
  • Pregunte a su médico acerca de usar un dilatador vaginal si continúan las relaciones sexuales dolorosas.
  • Embarazo

    Aunque el embarazo podría ser posible durante la quimioterapia, aún no se aconseja debido a que algunos medicamentos anticancerígenos podrían provocar defectos congénitos. Los médicos aconsejan a las mujeres en edad reproductiva, desde adolescentes hasta el final de la menopausia, a usar algún método de control natal durante su tratamiento, como condones, agentes espermicidas, diafragmas o pastillas de control natal. Las pastillas de control natal podrían no ser apropiadas para algunas mujeres, como aquellas con cáncer de seno . Pregunte a su médico acerca de estas opciones anticonceptivas.

    Si una mujer está embarazada cuando se le descubre cáncer, podría ser posible retrasar la quimioterapia hasta después de que nazca el bebé. Para una mujer que necesite tratamiento más pronto, necesitan evaluarse los posibles efectos de la quimioterapia sobre el feto.

    Sentimientos Sobre la Sexualidad

    Los sentimientos y actitudes sexuales varían entre personas durante la quimioterapia. Algunas personas descubren que se sienten más cercanos que nunca con sus parejas y tienen un deseo mayor de actividad sexual. Otras experimentan poco o ningún cambio en su deseo sexual y nivel de energía. Incluso otras descubren que su interés sexual disminuye debido a los factores estresantes físicos y emocionales de tener cáncer y recibir quimioterapia. Estos factores estresantes podrían incluir:

        
  • Preocupaciones sobre cambios en la apariencia.
  • Ansiedad sobre la salud, familia o finanzas.
  • Efectos secundarios del tratamiento, incluyendo cansancio y cambios hormonales.
  • Las preocupaciones o temores de una pareja también pueden afectar la relación sexual. Algunos podrían preocuparse de que la intimidad física dañará a la persona que tiene cáncer. Otros podrían temer que podrían "contraer" el cáncer o ser afectados por los medicamentos. Tanto usted como su pareja deberían sentirse libres para discutir las preocupaciones sexuales con su médico, enfermera, trabajador social u otro asesor que pueda darle la información y la tranquilidad que necesita.

    Usted y su pareja también necesitan tratar de compartir sus sentimientos entre sí. Si es difícil hablar entre sí sobre el sexo, cáncer o ambas cosas, usted podría querer hablar con un asesor que pueda ayudarle a hablar de manera más abierta. Las personas que pueden ayudar incluyen psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, consejeros maritales, terapeutas sexuales y miembros del clero.

    Si usted se sentía cómodo y disfrutaba las relaciones sexuales antes de iniciar la quimioterapia, existen posibilidades de que aún encuentre placer en la intimidad física durante su tratamiento. Sin embargo, podría descubrir que la intimidad cambia durante el tratamiento. Abrazarse, tocarse, sostenerse y acariciarse podrían volverse más importantes, mientras que las relaciones sexuales podrían volverse menos importantes. Recuerde que lo que era cierto antes de que comenzara la quimioterapia sigue siendo cierto ahora: no hay una manera "correcta" para expresar su sexualidad. Usted y su pareja deberían decidir juntos qué les provoca placer.