Un factor de riesgo es aquello que incrementa las probabilidades de contraer una enfermedad o condición.

Es posible padecer un trastorno de la ATM tanto si presenta los factores de riesgo que se indican a continuación o no. Sin embargo, cuantos más factores de riesgo presente, mayores serán las probabilidades de padecer un trastorno de la ATM. Si usted tiene varios factores de riesgo, pregunte a su médico qué puede hacer para reducir su riesgo.

Entre los factores de riesgo de los trastornos de la ATM, se incluyen los siguientes:

Hábitos relacionados con el estrés

Algunos de los hábitos relacionados con el estrés que pueden aumentar el riesgo de padecer un trastorno de la ATM son los siguientes:

    
  • Apretar y relajar habitualmente su mandíbula
  • Morderse el labio
  • Rechinar sus dientes durante el día y/o por la noche cuando está durmiendo
  • Masticar cosas constante o muy regularmente, como goma de mascar o hielo, durante periodos prolongados de tiempo.
  • Condiciones médicas

    Las siguientes condiciones pueden aumentar el riesgo de padecer un trastorno de la ATM:

        
  • Mala alineación de los dientes o mordedura mal alineada
  • Deformidades mandibulares o faciales
  • Condiciones artríticas, como:     
  • Osteoartritis
  • Artritis reumatoide
  • Sinovitis: inflamación de la membrana que cubre la articulación temporomandibular
  • Antecedentes de lesiones mandibulares o faciales, como fracturas o luxaciones de la mandíbula
  • Edad

    La mayoría de las personas informan síntomas de un trastorno de la ATM entre los 30 y 50 años.

    Sexo

    Los trastornos de la ATM son más comunes en las mujeres que en los hombres.

    Dentaduras Postizas Que No le Queden Bien

    Se cree que las dentaduras postizas que no están bien ajustadas son un factor de riesgo de los trastornos de la ATM.

    Otros Factores de Riesgo

    Existe evidencia de que las mujeres que se someten a la terapia de reemplazo de hormonas tienen más probabilidades de presentar síntomas de trastornos de la ATM.