Tipo de medicamento

talking to doctor imageInhibidores de la reductasa 3-hidroxi-3-metilglutaril-coenzima A (HMG-CoA), denominados comúnmente “estatinas”

Los medicamentos y sus nombres comerciales más frecuentes

Algunas estatinas frecuentes incluyen lo siguiente:

    
  • Atorvastatina
  • Fluvastatina
  • Lovastatina
  • Pravastatina
  • Simvastatina
  • Rosuvastatina
  • Para qué se recetan

    Las condiciones que pueden requerir estatinas son las siguientes:

        
  • Nivel de colesterol alto (hipercolesterolemia)
  • Nivel de triglicéridos alto
  • Función de las estatinas:

        
  • Ayudan a ciertas personas a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), accidente cerebrovascular y muerte si se combinan con dieta y ejercicio.
  • Disminuyen el nivel de colesterol total.
  • Disminuyen el nivel de colesterol LDL (colesterol malo).
  • Aumentan el nivel de colesterol HDL (colesterol bueno).
  • Disminuyen el nivel de triglicéridos.
  • Disminuyen los niveles de proteína C reactiva, un marcador de inflamación, que se cree que aumenta el riesgo de ECV.
  • Aunque algunas personas pueden lograr sus objetivos mediante la dieta y el ejercicio, se pueden recetar estatinas sobre la base de su riesgo general de sufrir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular en los próximos diez años. La comunicación es un aspecto muy importante del cuidado. Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre la administración de medicamentos cuando se controlan las cantidades de colesterol, hable con su médico sobre el tema.

    Cómo funcionan las estatinas

    Las estatinas bloquean una enzima que produce colesterol (reductasa HMG-CoA) en el hígado. Son particularmente eficaces en la disminución del colesterol LDL.

    Precauciones al usar estos medicamentos

    Consulte con su médico regularmente

    Es importante que el médico verifique su evolución. Las consultas regulares permiten hacer ajustes en las dosis y ayudar a controlar los efectos secundarios.

    Evite embarazos

    No se deben tomar estatinas durante el embarazo. La producción de colesterol es fundamental para el desarrollo normal del feto. Las estatinas disminuyen la producción de colesterol y, por lo tanto, pueden causar anomalías congénitas. Las mujeres que pueden quedar embarazadas deben usar métodos anticonceptivos mientras tomen estatinas. Informe a su médico si cree que puede estar embarazada o si tiene pensado quedar embarazada. También informe a su médico si está en período de lactancia, ya que las estatinas pueden causar problemas en los lactantes.

    Controle su peso

    Si tiene sobrepeso u obesidad, la pérdida de peso puede ayudar a disminuir la necesidad o la cantidad de medicamentos. Verifique esto con el médico.

    Controle sus medicamentos

    Informe a su médico sobre todos los medicamentos que toma. Algunos medicamentos no se deben tomar con estatinas, mientras que otros pueden requerir una dosis diferente. Entre los ejemplos, se incluye lo siguiente:

        
  • Antifúngicos, como el fluconazol, el itraconazol o el ketoconazol
  • Inmunodepresores, como la ciclosporina
  • Digoxina: algunas estatinas pueden aumentar los niveles de digoxina en la sangre, lo que aumenta el riesgo de padecer efectos secundarios
  • Antibióticos macrólidos, como la eritromicina o la claritromicina
  • Derivados del ácido fíbrico, como el genfibrocilo
  • Niacina o ácido nicotínico: el uso de este tipo de medicamento con estatinas puede aumentar el riesgo de padecer problemas musculares
  • Anticonceptivos por vía oral o píldoras anticonceptivas: algunas estatinas pueden aumentar los niveles en la sangre de las hormonas de las píldoras anticonceptivas, lo que aumenta el riesgo de padecer efectos secundarios
  • Antidepresivos, como la nefazodona
  • Hable con su médico sobre los medicamentos que toma y si puede haber una interacción con las estatinas.

    Tenga cuidado con ciertas condiciones

    La presencia de otros problemas médicos puede afectar el uso de las estatinas. Informe a su médico si usted tiene algún otro problema médico, en especial lo siguiente:

        
  • Abuso del alcohol
  • Epilepsia que no está bien controlada
  • Deficiencias o trastornos de electrólitos o enzimas metabólicas
  • Infección
  • Enfermedad hepática o niveles altos y persistentes de enzimas del hígado (las estatinas pueden empeorar los problemas de hígado)
  • Presión arterial baja
  • Trasplante de órgano con terapia para prevenir el rechazo del trasplante
  • Insuficiencia renal
  • Cirugía importante o traumatismo recientes, lo que puede aumentar el riesgo de problemas que pueden provocar insuficiencia renal
  • Cirugía inminente, incluso una cirugía dental o un tratamiento de urgencia (asegúrese de que el médico y el odontólogo que lo tratan sepan que toma estatinas)
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol

    El alcohol en exceso combinado con estatinas puede producir efectos negativos en el hígado. El consumo moderado de alcohol se suele definir como una copa al día para las mujeres y dos copas al día para los hombres.

    Evitar el jugo de toronja

    El jugo de toronja parece interferir en el metabolismo de la mayoría de las estatinas. Es preferible evitarlo durante el tratamiento.

    No deje los medicamentos por decisión propia

    No deje de tomar las estatinas sin consultar primero con el médico. Cuando deja los medicamentos, los niveles de colesterol pueden aumentar, y es posible que el médico quiera utilizar otros métodos para mantener los niveles de colesterol dentro de un rango deseado.

    Tome la lovastatina con las comidas

    La lovastatina funciona mejor cuando se la toma con las comidas. Si toma lovastatina una vez por día, tómela con la cena. Si toma más de una dosis diaria, tome cada dosis con la comida o con un bocadillo.

    Si toma otro tipo de estatinas, consulte con el farmacéutico si debe tomarlas con las comidas.

    Dosis olvidada

    Si se olvida de tomar una dosis de estatina, tómela tan pronto como sea posible. Sin embargo, si ya casi es la hora de la siguiente dosis, omita la dosis que olvidó y vuelva al cronograma de dosis habitual. Evite duplicar las dosis.

    Posibles efectos secundarios

    Por lo general, las estatinas se consideran seguras, y son pocas las personas que deben interrumpir el uso de estas a causa de efectos adversos. Los efectos secundarios que aquí se indican se informaron para al menos un tipo de estatinas, no necesariamente todos. Sin embargo, ya que muchos de los efectos de las estatinas son similares, estos efectos secundarios ocurren con cualquiera de estos medicamentos, aunque pueden ser más comunes con algunos que con otros.

    Efectos adversos

    Los efectos adversos más importantes, aunque poco frecuentes, se relacionan con el hígado (nivel alto de enzimas del hígado) y los músculos (diferentes condiciones denominadas “miopatía” y “rabdomiólisis”).

    Otros posibles efectos adversos incluyen cambios en el estado mental, como pérdida de la memoria y confusión, y un aumento de los niveles de glucosa en sangre.

    Acuda a todas las consultas de seguimiento que le recomiende el médico. Las estatinas y los efectos secundarios de estas se pueden controlar. Si es necesario, se modifica la dosis o el medicamento.

    Efectos secundarios frecuentes

    Los efectos secundarios frecuentes incluyen lo siguiente:

        
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Flatulencia (gases)
  • Dispepsia (acidez estomacal)
  • Dolor abdominal
  • Náuseas
  • Mareos
  • Disfunción sexual
  • Dificultad para dormir (insomnio)
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de las articulaciones
  • Hable con su médico si alguno de los efectos secundarios ocurre con frecuencia o le provoca molestias.

    Consulte con el médico tan pronto como sea posible si se presenta alguno de los siguientes efectos secundarios:

        
  • Dolores musculares, calambres, rigidez, dolor con la palpación o debilidad, en especial si están acompañados por cansancio inusual o fiebre
  • Pérdida de la memoria o confusión
  • Síntomas de niveles altos de glucosa, como mayor cantidad de orina, sed, hambre o fatiga extremas
  • Orina de color marrón
  • Hinchazón en los tobillos, los pies o las piernas
  • Dolor en el pecho
  • Fiebre
  • Exantema
  • Dolor estomacal constante o que empeora
  • Cansancio o debilidad inusuales
  • Coloración amarillenta de los ojos o la piel (ictericia)